La influencia de diferentes ángulos de luz durante la evaluación fotográfica estandarizada del paciente sobre la percepción estética del rostro

La influencia de diferentes ángulos de luz durante la evaluación fotográfica estandarizada del paciente sobre la percepción estética del rostro

Las fotografías consistentes antes y después del procedimiento son absolutamente esenciales para la medicina estética. Ya sea que la intervención involucre cirugía, inyectables mínimamente invasivos o dispositivos basados en energía, las imágenes de alta calidad antes y después son cruciales para la evaluación de los resultados tanto del paciente como del médico, y potencialmente para consideraciones médico-legales. Aquellos que han practicado la medicina estética el tiempo suficiente sin duda se han encontrado con el paciente infeliz a pesar de un resultado exitoso. La mayor frustración en este escenario es cuando las imágenes posteriores se ven peor que las anteriores debido a una captura de imagen inconsistente. Aunque desafortunadamente este fenómeno es conocido por los profesionales de la estética ocupados, el impacto de la fotografía inconsistente, especialmente en lo que respecta a la variabilidad de la iluminación, hasta dónde saben los autores, nunca se ha evaluado de manera objetiva.

La inversa de este escenario es, lamentablemente, demasiado común en los canales de redes sociales, donde la imagen del antes se captura claramente con un entorno diferente para hacer que el paciente parezca peor, y la imagen posterior con condiciones más favorecedoras (es decir, alteración en la iluminación, aplicación de un filtro, etc.) puede crear la falsa impresión de una intervención estética exitosa. Además, un estudio reciente ha demostrado que las imágenes de “selfies” en las redes sociales pueden tener ” efectos nocivos … en la humanidad y el bienestar ” debido al aumento de la ansiedad social, la disminución de la confianza y la sensación de disminución del atractivo físico. Esto puede crear un sesgo hacia un resultado exagerado y puede sobrestimar los resultados estéticos que podrían oscurecer la efectividad de una intervención específica y llevar a la decepción de los pacientes.

El objetivo del presente estudio es identificar la magnitud por la cual las imágenes clínicas pueden verse influenciadas por alteraciones de los parámetros de imagen. Para facilitar esta investigación, se decidió mantener constantes todos los parámetros de imagen y alterar un solo factor: el ángulo de luz. Además, se decidió utilizar imágenes faciales para la evaluación de imágenes y separar la captura de imágenes de la evaluación de imágenes y del análisis de datos. Con este diseño de estudio, los investigadores esperaban lograr un análisis más objetivo de lo que suele ser una evaluación subjetiva.

Material y métodos

Muestra de estudio

Este estudio se basa en la evaluación de imágenes de pacientes e incluyó un total de 51 sujetos de los cuales n  = 14 eran hombres y n  = 37 eran mujeres. La edad media de la muestra total fue 33,5 (8,5) años de los cuales n  = 34 tenían un índice de masa corporal (IMC) de <25 kg / m 2 , n  = 13 tenían un IMC entre 25 y 30 kg / m 2 , y n  = 4 tenía un IMC de> 30 kg / m 2 .

Los participantes del estudio fueron reclutados y fotografiados en la consulta dermatológica REDACTADA y proporcionaron un consentimiento informado por escrito para el uso de sus datos personales y de imágenes antes de su inicio en el estudio. El estudio fue aprobado por el comité de ética de la CENSURADA con el número de aprobación: 9H16D88MB0350 / 2020. El estudio se realizó de acuerdo con las leyes regionales (ELIMINADO) y las buenas prácticas clínicas entre noviembre y diciembre de 2020.

Procedimiento de obtención de imágenes

Los 51 participantes del estudio fueron fotografiados en condiciones estandarizadas en el mismo lugar, con el mismo equipo fotográfico y por la misma persona (JME) para garantizar la coherencia durante el proceso de obtención de imágenes. Se documentaron los siguientes parámetros de imagen: cámara (Nikon D850, Nikon, Tokio, Japón), lente (24-120 mm, Nikon, Tokio, Japón), fuente de luz (luz estroboscópica Godox QS 400, Godox, Shenzhen, China), temperatura de luz (5600 ° K), distancia de la lente (120 mm), apertura (14), velocidad (1/160) y exposición a la luz (ISO 64). Mediciones detalladas para la paciente y posicionamiento de la cámara se muestran en la Fig. 1.

Cada uno de los 51 participantes del estudio fue fotografiado en un ángulo de luz de 0 °, 30 ° y 60, lo que resultó en un conjunto de tres imágenes por participante del estudio. Los tres ángulos de luz diferentes se obtuvieron aumentando la altura de la fuente de luz de 114 (= ángulo de luz de 0 °) a 150 cm (= ángulo de luz de 30) y finalmente a 189 cm (= ángulo de luz de 60 °). Antes de la captura de cada imagen, los parámetros de luz mencionados anteriormente se controlaron y reajustaron si era necesario para garantizar la coherencia en todo el proceso de obtención de imágenes (Figuras 2 y 3).

Evaluación de la edad

El alfa de Cronbach fue para la evaluación de la edad de 0,981 en los 27 evaluadores. La edad media evaluada para el ángulo de luz de 0 ° fue 35,68 (8,7) años, mientras que para 30 ° fue 35,77 (8,8) años y para 60 ° fue 36,11 (8,9) años. Los modelos lineales generalizados (lineales) revelaron que para un aumento en 30 ° del ángulo de luz, los sujetos del estudio se percibieron como 0.09 años mayores ( p  = 0.792) mientras que un aumento a un ángulo de luz de 60 °, los sujetos del estudio se percibieron como 0.44 años mayores ( p  = 0,192) (Tabla 1).

Evaluación del índice de masa corporal

La evaluación del IMC tuvo una fiabilidad de 0,890 (alfa de Cronbach) en los 27 evaluadores, cuando se les pidió que agruparan a los participantes del estudio inspeccionados en los siguientes tres grupos: 1: <25 kg / m 2 ; 2: 25-30 kg / m 2 ; 3:> 30 kg / m 2 . El valor medio para la evaluación del grupo fue 1,74 (0,65) para el ángulo de luz de 0 °, 1,83 (1,3) para el ángulo de luz de 30 ° y 1,82 (0,67) para el ángulo de luz de 60 °. Los modelos lineales generalizados (logística ordinal) revelaron un aumento estadísticamente significativo en la calificación de IMC de las imágenes inspeccionadas con una calificación más alta de 0.19 para el aumento en 30 ° de ángulo de luz en comparación con 0 ° (p  = 0.009) y con una calificación más alta de 0,23 para el aumento de 60 ° de ángulo de la luz ( p  = 0,002) (Fig. 4).

Evaluación del atractivo facial

El atractivo facial se calificó en los 27 evaluadores con una confiabilidad de 0.892 (alfa de Cronbach). El valor medio evaluado (de una escala Likert de 1 a 5, de peor a mejor) para un ángulo de luz de 0 ° fue 2,93 (1,0), mientras que para un ángulo de luz de 30 ° fue 2,96 (1,5) y fue para un ángulo de luz de 60 ° 2,85 (1,0). Los modelos lineales generalizados (logística ordinal) revelaron que para el aumento de 30 ° en el ángulo de luz, el atractivo facial se calificó 0.01 puntos más bajo en comparación con 0 ° (p  = 0.938), mientras que el aumento en el ángulo de luz de 60 ° resultó en una disminución en el atractivo facial en 0,16 puntos ( p  = 0,024) (Fig. 5).

Evaluación de la falta de atractivo facial

El análisis de confiabilidad entre los 27 evaluadores reveló un alfa de Cronbach de 0.895 para la calificación de falta de atractivo facial. Se pidió a los evaluadores que estuvieran muy en desacuerdo (calificados como 1 de 5) o muy de acuerdo (calificados con 5 de 5) si percibían las imágenes inspeccionadas como poco atractivas. El valor medio de la calificación de falta de atractivo fue 2,48 (1,1) para el ángulo de luz de 0 °, 2,55 (1,6) para el ángulo de luz de 30 ° y 2,57 (1,1) para el ángulo de luz de 60 °. Los modelos lineales generalizados (logística ordinal) revelaron que el aumento en 30 ° del ángulo de luz resultó en una mayor falta de atractivo facial en 0.07 puntos ( p  = 0.314) mientras que el aumento del ángulo de luz a 60 ° resultó en un aumento de la falta de atractivo de 0.16 puntos (p  = 0.020 ) (Figura 6).

Evaluación de puntuaciones faciales

La confiabilidad para las puntuaciones faciales evaluadas fue de 0,607 para el ahuecamiento temporal, 0,628 para la plenitud de la parte inferior de las mejillas, 0,859 para el contorno de la línea de la mandíbula y 0,906 para la gravedad del pliegue nasolabial. Ninguna de las puntuaciones evaluadas reveló un cambio estadísticamente significativo bajo la influencia de un aumento en el ángulo de luz, excepto la gravedad del pliegue nasolabial. Aquí, los modelos lineales generalizados (logística ordinal) revelaron que el aumento de 60 ° en el ángulo de luz resultó en un índice de severidad aumentado (0-4, de mejor a peor) de 0.159 puntos con p  = 0.020 (Fig. 7).

Discusión

La inconsistencia en la fotografía en 2D de la intervención previa y posterior a la estética puede oscurecer la evaluación de los resultados y, por lo tanto, la satisfacción potencial del paciente y del médico con el procedimiento. Quizás lo más grave es que la fotografía inconsistente podría resultar perjudicial si surgiera alguna consideración médico-legal.

Es bien sabido que los cambios en los ángulos de luz afectan los contornos de la cara y el cuerpo. Por ejemplo, cuando se realizan fotografías previas al tratamiento de los hoyuelos de la celulitis en las nalgas y los muslos, los ángulos de luz más altos (luz cenital) acentúan la profundidad de las depresiones y facilitan la identificación de irregularidades superficiales más sutiles que, por lo tanto, podrían abordarse con intervenciones. De manera similar, durante las inyecciones de relleno de tejido blando facial mínimamente invasivas, la luz cenital acentúa los contornos del rostro y facilita la identificación de luces y sombras antes de la intervención. Por el contrario, los ángulos de luz más bajos utilizados en la fotografía de moda buscan evitar la creación de sombras (es decir, sitios como huecos infraorbitarios) que podrían connotar fatiga / edad avanzada.

El objetivo de este estudio fue intentar cuantificar las influencias del cambio en el ángulo de luz en la evaluación de la edad, el IMC, el atractivo facial y varios puntajes de evaluación facial. El ángulo de luz variable (no el ángulo de la cámara) se obtuvo alterando la altura de la fuente de luz de 114 (= ángulo de luz de 0 °) a 150 cm (= ángulo de luz de 30°) y finalmente a 189 cm (= ángulo de luz de 60°) . De esta manera se modificó el ángulo de iluminación facial que influyó en las proporciones de luz y sombra del rostro.

Una fortaleza del estudio es el diseño ciego que asegura la objetividad de los datos presentados. La captura de imágenes y la aleatorización de imágenes ocurrieron por separado de la evaluación de imágenes y por separado del análisis de datos y la concepción del manuscrito. La captura de imágenes fue realizada de manera estandarizada y controlada por un fotógrafo profesional con más de 10 años de experiencia en imágenes profesionales, médicas y de moda. Las imágenes capturadas se inspeccionaron para control de calidad y se aleatorizaron.

Después del proceso de aleatorización, las imágenes se enviaron a los 27 evaluadores internacionales que desconocían el alcance del estudio. Se puede suponer que debido a la evaluación repetida del mismo sujeto de estudio, algunos evaluadores pueden haber identificado los ángulos de luz alternos durante su evaluación. Sin embargo, este proceso no se puede influir a priori ni tener en cuenta durante la evaluación de la imagen. Los 27 evaluadores cegados eran étnicamente diversos e incluían médicos caucásicos, asiáticos y latinoamericanos. Para tener en cuenta la heterogeneidad de los 27 evaluadores, cada variable investigada se controló por su alfa de Cronbach; esta medida de consistencia interna expone resultados de evaluación inconsistentes y puede considerarse como una medida de homogeneidad de la evaluación de la imagen. Los valores aceptables para buenos coeficientes alfa son 0,7 y superiores. Los coeficientes alfa en este estudio fueron 0,981 para la evaluación de la edad, 0,890 para el IMC, 0,892 para el atractivo facial, 0,895 para la falta de atractivo facial, 0,607 para el hueco temporal, 0,628 para la plenitud de las mejillas inferiores, 0,859 para el contorno de la mandíbula y 0,906 para la gravedad del pliegue nasolabial. Estos valores indican que a pesar del gran número (27) de evaluadores étnicamente diversos, la consistencia interna entre los puntajes evaluados fue muy alta, lo que respalda la validez de los resultados presentados.

Los resultados revelaron en general que el cambio en el ángulo de luz de 0° a 30° y a 60° influyó en la evaluación facial total y más que en las puntuaciones faciales regionales. Esto se indica por los valores bajos del coeficiente alfa y por los resultados inconsistentes (Tabla 1) de la evaluación de la sien, las mejillas, la línea de la mandíbula y el surco nasolabial en comparación con los parámetros de la evaluación del atractivo facial, el IMC o la edad. Disminuyó el atractivo facial, aumentó la falta de atractivo facial y el IMC evaluado (basado en la valoración facial) aumentó de manera estadísticamente significativa a 60°. No se observaron cambios estadísticamente significativos a 30° excepto en el IMC. La explicación de los resultados significativos observados para la evaluación del IMC es la clasificación de los valores (lineales) del IMC en categorías (1: <25 kg / m 2 ; 2: 25-30 kg / m 2 ; 3:> 30 kg / m 2 2); esto aumenta la potencia pero disminuye la precisión y podría explicar los resultados estadísticamente significativos a 30°.

Ninguna de las puntuaciones regionales alcanzó significación estadística a un ángulo de luz de 30° y solo la evaluación del surco nasolabial alcanzó significación estadística a 60 °. El surco nasolabial es el resultado del descenso del compartimento graso nasolabial superficial durante el envejecimiento que prolapsa superficialmente al surco. La severidad del surco depende de la relación de luces y sombras en el surco, con más sombras que se asemejan a un surco más profundo y, por lo tanto, más severo. Los resultados están en línea con esta observación clínica y parece plausible que al aumentar el ángulo de luz, el componente de sombra del surco aumenta mientras que el componente de luz disminuye. Sin embargo, los resultados indican que a 30° de ángulo de luz no se detectan cambios estadísticamente significativos al evaluar el surco nasolabial por su gravedad.

Extrapolando los resultados del estudio, parece que la influencia del ángulo de luz es una influencia determinada por el umbral más que gradual. Esto podría basarse en el hecho de que a un ángulo de luz de 30° ninguna (excepto la evaluación del IMC) de las variables evaluadas cambió en un nivel estadísticamente significativo. Se observaron cambios estadísticamente significativos sólo a un ángulo de luz de 60° que incluye el surco nasolabial como una evaluación facial regional. Clínicamente, esto indicaría que las alteraciones en el ángulo de luz hasta 30° no influirían en la percepción del rostro de un paciente a un nivel estadísticamente significativo. Además, esto indicaría que existe un rango ciego del observador (0° -30°) en el ángulo de luz, en el que se pueden capturar los cambios entre una línea de base y una imagen de seguimiento sin tener que esperar un cambio significativo en la percepción facial. Sin embargo, debe mencionarse que este rango ciego del observador sólo es válido si todos los demás parámetros de imagen se mantienen constantes y el único factor que influye es el cambio en el ángulo de luz. Además, no está claro en qué ángulo al pasar el umbral de 30° se produce un cambio significativo, es decir, a 35° o a 55°, por ejemplo. Esto estará sujeto a una mayor investigación.

Otro hallazgo interesante de este estudio es que las puntuaciones faciales regionales evaluadas, es decir, ahuecamiento temporal, plenitud de la mejilla inferior y contorno de la línea de la mandíbula no mostraron cambios estadísticamente significativos tanto a 30° como a 60° de ángulo de luz. Este es un hallazgo interesante, ya que se podría haber esperado que las puntuaciones regionales se vieran afectadas en un nivel mayor que las puntuaciones faciales totales. Se podría especular que la evaluación de los puntajes regionales se basa en un enfoque proporcionado, es decir, las distancias y la relación con otros rasgos faciales que no fueron influenciados por el cambio en el ángulo de luz.

Dado que estas proporciones no cambiaron, es posible que se explique de manera plausible por qué no se observaron cambios estadísticamente significativos. A diferencia de la evaluación facial total y la percepción facial total parecen estar basadas en reflejos de luces y sombras (y menos en proporciones), lo que podría explicar los resultados aquí presentados. Los cambios en el ángulo de luz por encima del umbral de 30° identificado parecen influir en la percepción del atractivo facial y el IMC de forma estadísticamente significativa. Estos resultados indican que los profesionales de la estética deben tener en cuenta el impacto significativo de alterar el ángulo de iluminación al capturar y presentar los resultados de su tratamiento, ya que la percepción subjetiva de las imágenes puede cambiar significativamente.

Conclusión

Los resultados de esta investigación aleatoria y ciega revelaron que las alteraciones en el ángulo de luz durante las imágenes faciales 2D pueden influir en la percepción de la cara. Disminuyó el atractivo facial, aumentó la falta de atractivo facial y el IMC evaluado (basado en la valoración facial) aumentó de manera estadísticamente significativa a 60°. Las puntuaciones faciales regionales, es decir, ahuecamiento temporal, plenitud de la parte inferior de las mejillas y contorno de la línea de la mandíbula, no mostraron cambios estadísticamente significativos tanto en el ángulo de luz de 30° como de 60°. Los resultados indican que podría haber un rango ciego observado en el ángulo de luz (0° –30°) que no influye en la evaluación facial. Aumentar el ángulo de luz más allá del valor umbral a 60° podría influir estadísticamente de manera significativa en la percepción facial, lo que debe tenerse en cuenta al documentar y / o presentar imágenes faciales 2D.

Título original: The Influence of Different Light Angles During Standardized Patient Photographic Assessment on the Aesthetic Perception of the Face.
Autores: Claudia A. Hernández, John Mario Espinal, David Uribe Zapata, Daniel Coimbra, Michael Alfertshofer, Konstantin Frank, Jeremy B Green, Kristina Davidovic, Diana L. Gavril & Sebastian Cotofana.
Acceso abierto: Este artículo tiene la licencia de Creative Commons Attribution 4.0 International License, que permite el uso, el intercambio, la adaptación, la distribución y la reproducción en cualquier medio o formato, siempre que otorgue el crédito apropiado al autor original y a la fuente. proporcionar un enlace a la licencia Creative Commons e indicar si se realizaron cambios. Las imágenes u otro material de terceros en este artículo están incluidos en la licencia Creative Commons del artículo, a menos que se indique lo contrario en una línea de crédito del material. Si el material no está incluido en la licencia Creative Commons del artículo y su uso previsto no está permitido por la normativa legal o excede el uso permitido, deberá obtener el permiso directamente del titular de los derechos de autor. Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/

Entrada anterior
Inteligencia artificial y cáncer de mama
Entrada siguiente
¿Cuáles son los mejores alimentos para la salud? ¿Y los peores?