Alimentos antiaging ricos en antioxidantes

Medicina Estética

Las inclemencias del tiempo y una alimentación irregular pueden hacer que nuestra piel pierda sus facultades y se deteriore antes de lo esperado. Para revertir este efecto, se empieza por combatir el envejecimiento desde dentro.

Una vida saludable y la alimentación adecuada tienen mucho que decir al respecto. ¿Qué alimentos ayudan a mantenerse forever young por dentro y por fuera?

Arándanos

Una de las principales características de esta fruta es que posee una gran cantidad de pigmentos naturales de acción antioxidante, como carotenoides y antocianos. Esto hace neutralizar la acción de los radicales libres que son nocivos para la piel y organismo. Los arándanos rojos tienen un alto contenido de polifenoles, que tienen un efecto antioxidante, previniendo el envejecimiento cutáneo.

Aguacate

Gracias a su alto contenido en grasas monosaturadas, el aguacate mantiene la piel hidratada y ayuda a absorber los nutrientes y vitaminas que ésta necesita, como la Vitamina E, que combate las arrugas y funciona como un protector solar natural.

Espinacas

Esta verdura tiene grandes propiedades antioxidantes debido a su alto contenido en Vitaminas A y C. La primera ayuda a prevenir la pérdida de elasticidad de la piel, la cual se ve incrementada todavía más en invierno debido a las toxinas y polución del ambiente. La segunda ayuda a la producción de colágeno, principal responsable de la reparación de las células de la piel: ésta se verá más tersa y, sobre todo, rejuvenecida.

Naranjas

Con gran poder de hidratación debido a su elevado contenido en agua, este cítrico es un aliado contra la sequedad. La vitamina C (el nutriente de las naranjas más ampliamente conocido), contribuye a la flexibilidad del cutis.

Yogurt

Calcio, ácido láctico, potasio, magnesio, vitamina B: son muchos los componentes del yogur que benefician al organismo. No podemos olvidar que es el probiótico por excelencia: ayuda a mantener la flora intestinal en perfecto estado y evita así el envejecimiento “por dentro”. Los yogures sin lactosa sirven como un extra al facilitar la digestión y hacerla más ligera: los órganos que funcionan mejor y con el trabajo menos difícil se mantienen en buen estado durante más tiempo. También ayuda a nutrir y dotar a la piel de brillo natural.

Avena

Su alto contenido en fibra y nutrientes mantienen a raya los niveles de humedad de nuestra piel, así como evitan la aparición temprana de arrugas y líneas de expresión. Como colofón, la avena entra dentro de los carbohidratos complejos por su bajo contenido glucémico: al contrario que los alimentos con alto contenido glucémico, ayuda a prevenir el acné y arrugas.

Té verde

El té verde es uno de los alimentos con mayor cantidad de antioxidantes. En concreto, los polifenoles, que ayudan a combatir el daño de los radicales libres y pueden revertir los efectos del envejecimiento tanto interior como exterior.

Fuentes: miarevista.es / veradermis.com

Entrada anterior
Depilación láser: cuidados pre y post tratamiento
Entrada siguiente
Cómo cuidar tu piel en días calurosos
No hay resultados