La contaminación provoca trastornos mentales

¿La contaminación provoca trastornos mentales?

Bienestar Integral

Cada vez más, científicos de todo el mundo están centrando sus investigaciones en la conexión entre la condiciones ambientales y las respuestas psiquiátricas y neurológicas.

Ahora, un equipo internacional de expertos ha analizado los datos de 151 millones de personas en los EE. UU. y 1,4 millones de personas en Dinamarca, descubriendo que existe una fuerte correlación entre la mala calidad del aire y las tasas altas de trastorno bipolar, esquizofrenia, trastornos de personalidad y depresión mayor. Esto sugiere que hay un vínculo, pero no significa necesariamente que la contaminación está causándolo.

Cuando el equipo examinó las reclamaciones de seguros de salud en Estados Unidos encontró que el predictor más fuerte de ser diagnosticado con trastorno bipolar, después de la etnia, era la calidad del aire. Estudios previos han descubierto una correlación entre áreas contaminadas y adolescentes con experiencias psicóticas.

¿Cuán consistente es la evidencia?

La creciente evidencia está empezando a proporcionar información sobre cómo los componentes de la contaminación del aire pueden ser tóxicos para el cerebro; sin embargo, el estudio no ha estado exento de controversia.

Un problema es la falta de datos sobre cuál ha sido la verdadera exposición de un individuo a la contaminación del aire, pues algunas investigaciones analizan las mediciones de calidad del aire en toda la ciudad en lugar de en zonas específicas. Esto representa una gran debilidad dado que sabemos que la exposición a la contaminación del aire puede variar significativamente de una calle a otra adyacente.

En el nuevo estudio, la exposición en los Estados Unidos se analizada a nivel de condado, teniendo en cuenta que algunos tienen un área de miles de kilómetros cuadrados.

El estudio trató de tener en cuenta los factores de confusión sobre los datos disponibles, incluidos los ingresos, el origen étnico y la densidad de población. Pero un factor obvio que podría estar relacionado tanto con la salud mental como con la contaminación podría ser el ruido del tráfico, que se sabe que aumenta el estrés y perturba el sueño.

Por tanto, ¿con qué seriedad debemos tomar el vínculo entre la contaminación del aire y la salud mental?

Si bien la evidencia aún no es muy sólida, los expertos exponen que muestra que existe una asociación entre el aire contaminado y los trastornos mentales que justifica una mayor investigación.

¿Cómo podría afectar la contaminación a nuestro cerebro?

Algunos de los contaminantes más pequeños, las partículas conocidas como PM2.5, pueden atravesar la barrera hematoencefálica y afectar potencialmente al cerebro. Otra posibilidad es que una mayor inflamación en el cuerpo, que se sabe que causa la contaminación del aire, puede encender la respuesta al estrés del cerebro. Una tercera posibilidad es la contaminación que causa cambios epigenéticos, que afectan la actividad del ADN, y tal vez conduzcan a niveles alterados de químicos cerebrales.

¿Por qué es importante?

Si se descubriera que el aire contaminado está causando trastornos mentales, “abriría nuevas vías para la prevención y el tratamiento de las afecciones mentales”, escribe John Ioannidis, de la Universidad de Stanford, en PLOS Biology.

¿Qué se está haciendo para obtener más información?

Las dos cosas clave que deben abordarse son los estudios que analizan la exposición al aire contaminado durante períodos de tiempo más largos y una resolución geográfica mucho mejor, con la ayuda de personas que porten monitores de contaminación individuales. Afortunadamente, dicha investigación está en marcha.

Opiniones de expertos

Daniel Maughan, del Royal College of Psychiatrists, que no participó en el estudio, dijo a Science Media Centre:

“Este documento se basa en la creciente evidencia de un vínculo entre la contaminación del aire y el desarrollo de enfermedades mentales. Si bien el estudio no muestra que la contaminación del aire cause enfermedades mentales, sí sugiere que existe un fuerte vínculo entre la exposición temprana a la contaminación del aire y un mayor riesgo de desarrollar varias enfermedades mentales diferentes, como esquizofrenia, bipolar, depresión y trastorno de la personalidad. Sin embargo, hay muchos factores ambientales que podrían contribuir a la mala salud mental de las personas que viven en áreas de alta contaminación, como la densidad de población y la disminución del acceso a los espacios verdes, por lo que es difícil aislar la mala calidad del aire como la causa de enfermedad mental.

“El Colegio agradecería más investigaciones para ayudar a aumentar nuestra comprensión de cómo las toxinas en el aire interactúan con el cerebro y cómo eso podría afectar el funcionamiento del cerebro”, concluye Maughan.

Fuente: muyinteresante.es

, ,
Entrada anterior
Conoce la nueva generación de Hilos Tensores
Entrada siguiente
¿Que es el Láser CO2 Fraccionado? ¿Cuáles son sus usos?
Menú