La Inteligencia Artificial en la toma de decisiones en Medicina Estética

La Inteligencia Artificial en la toma de decisiones en Medicina Estética

Actualidad Médica

Hoy, la gran cantidad de datos producidos diariamente por los usuarios en todo el mundo y el desarrollo de componentes de hardware potentes como las Unidades de procesamiento de gráficos (GPU), son el claro ejemplo de la explosión y desarrollo de la inteligencia artificial (IA).

La atención médica se está convirtiendo rápidamente en un dominio importante de la IA, ya que los exámenes y tratamientos médicos requieren cada vez más datos. Trabajos recientes muestran resultados prometedores en el campo de las imágenes clínicas (p. Ej., Diagnóstico temprano de Alzheimer a partir de IRM cerebrales, clasificación del cáncer de piel), genómica o clasificación de enfermedades según los registros electrónicos de salud.

Sin embargo, la aplicación de la IA en la medicina estética sigue siendo un tema abierto de la investigación y la industria. Seleccionar la mejor solución, es decir, la terapia para el paciente en medicina estética depende en gran medida de la experiencia del médico.

En estudios clínicos se han recolectado datos de pacientes antes y después de su terapia. Los datos obtenidos sirven como datos de entrenamiento para una red neuronal profunda, que predice la eficiencia de posibles terapias para un paciente específico.

La tecnología está avanzando a pasos agigantados, logrando expandirse a una gran cantidad de sectores, entre ellos el de la salud.

De hecho, es una obviedad que el desarrollo y consolidación de las técnicas médicas y quirúrgicas vienen de la mano del avance cualitativo y cuantitativo de tecnología y la irrupción de la inteligencia artificial en cada uno de sus procesos. Gracias a la incursión de la inteligencia artificial en la especialidad quirúrgica, hospitales y centros de salud han cambiado totalmente su forma y método de trabajo.

Debido a la unión entre la cirugía plástica, la medicina estética y la inteligencia artificial, se está logrando una transformación en las técnicas aplicadas, dando paso a tratamientos y procedimientos menos invasivos y seguros.

Esta evolución quirúrgica supone el complemento idóneo para muchos de los procedimientos que se aplican en cirugía plástica y tratamientos de estética, sobre todo los relativos a la obesidad, celulitis, remodelación corporal y el rejuvenecimiento facial y corporal, consiguiendo la tan deseada naturalidad.

Google Glass y los quirófanos inteligentes

Google ha desarrollado unas gafas de realidad aumentada, formado por GPS, Bluetooh, micrófono y un pequeño visor que permite al cirujano en cualquier momento de la intervención a la bibliografía medica, visualizar las constantes del paciente y hasta conectarse con otros cirujanos sin desviar la vista del campo quirúrgico, para poder resolver cualquier contingencia o imprevisto.

Además, existe la posibilidad de retransmitir operaciones en streaming a estudiantes o profesionales.

Da Vinci, el robot quirúrgico

El robot Da Vinci es el sistema quirúrgico más avanzado del mundo, ya que ofrece al cirujano una mayor precisión y la máxima seguridad al paciente.

Desarrollado por la empresa estadounidense Intuituve Surgical, Da Vinci tiene el objetivo de potenciar las habilidades y capacidades del cirujano, así como la opción de ofrecer procedimientos mínimamente invasivos a procedimientos quirúrgicos complejos, agilizando el proceso de recuperación, disminuyendo el dolor y las cicatrices.

La inteligencia artificial se está convirtiendo, poco a poco, es uno de los instrumentos más poderosos para la especialidad quirúrgica, especialmente la plástica y estética, dado su aporte a la mejora de los diagnósticos y las capacidades quirúrgicas y la mejora de los resultados de los pacientes.

Fuentes: beautymed.es / gonzalez-fontana.com

,
Entrada anterior
Mesoglow para rejuvenecer la piel
Entrada siguiente
Tratamientos estéticos de las famosas antes de los Oscar
Menú