Mesoglow para rejuvenecer la piel

Mesoglow para rejuvenecer la piel

Actualidad Médica

La gran ventaja de esta técnica poco invasiva es que permite aplicar el producto que mejor le va a tu piel justo en el lugar donde lo necesita: ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas, vitaminas… No elimina la arrugas ni estira el cutis, pero sí consigue un aspecto rejuvenecido.

La mesoterapia se consolida como la técnica más utilizada en medicina estética en los últimos 30 años y sigue ganando adeptos. Consiste en aplicar un fármaco o una sustancia concreta a no más de 4 mm de profundidad de la piel mediante microinyecciones.

Esta técnica permite aplicar el producto idóneo para la piel justo en el lugar donde lo necesita. Se administra en cantidades muy pequeñas, lo más cerca posible del área a tratar, de forma muy superficial y muy repartido. Esto hace que sea un tratamiento muy poco invasivo, indoloro y con unos resultados, nunca mejor dicho, a flor de piel.

Aplicaciones

Actualmente una de las aplicaciones más importantes es la mesoterapia facial, que tiene como principal objetivo:

Combatir el envejecimiento del rostro, el cuello y el escote, tanto el producido por los años como el causado por el sol; reducir la flacidez y evitar la deshidratación.

Los productos más utilizados son los siguientes:

Ácido hialurónico, la estrella de la mesoterapia. Se utiliza ácido hialurónico no reticulado. A diferencia del reticulado que se usa para rellenar arrugas, el no reticulado es de textura muy fluida, similar al que genera de forma natural el organismo.

Destaca por su gran poder hidratante, de hecho es la sustancia con mayor capacidad de hidratación que existe. Por ello aumenta la flexibilidad y la turgencia del cutis e hidrata las capas más superficiales de la epidermis.

Activa los fibroblastos, haciendo que se sintetice más colágeno y elastina.
Neutraliza los radicales libres que producen el envejecimiento.

El ácido hialurónico se utiliza sobre todo en pieles mayores o fotoenvejecidas.

Plasma rico en plaquetas. Se obtiene a partir de la extracción de sangre del paciente, que luego se centrifuga para utilizar aquella parte más rica en plaquetas.

Al tratarse de tu propio plasma, es un producto muy versátil que no genera ninguna reacción alérgica.

Consigue acelerar el proceso de reparación de la piel. El plasma rico en plaquetas se utiliza en solitario cuando se trata de pieles muy jóvenes a las que no les hace falta otras sustancias como el ácido hialurónico. Actúa como un preventivo del envejecimiento.

Otras sustancias

El sodio, el potasio, el calcio, el silicio, los ácidos nucleicos o las vitaminas A, C o K suelen aplicarse como complemento de los productos anteriores para enriquecer la fórmula, pero no se utilizan solos. Ayudan a que la piel se vea aún más luminosa y brillante tras el tratamiento.

A partir de los 40 años, lo ideal es optar por fórmulas que combinen el ácido hialurónico con el plasma rico en plaquetas y sustancias como las vitaminas.

Más allá del rostro

Lo más habitual es aplicar la mesoterapia en el rostro, pero también suele utilizarse en:

El dorso de las manos.
La cara interna de los brazos.
Los muslos (esta piel es la primera que se empieza a arrugar).
En estas zonas resulta muy útil aplicar fórmulas que incluyan silicio porque combate la flacidez.

Fuente: sabervivirtv.com

, , ,
Entrada anterior
Aumenta la demanda de la ginecología regenerativa y estética
Entrada siguiente
La Inteligencia Artificial en la toma de decisiones en Medicina Estética
Menú