Peeling ultrasónico

Peeling ultrasónico: ¿En qué consiste? ¿Para qué sirve?

Medicina Estética

El peeling ultrasónico es una técnica estética no agresiva que proporciona una regeneración profunda de la dermis, además de dejarla completamente limpia, más elástica y rejuvenecida. Es una perfecta opción para reducir arrugas y líneas de expresión, atenuar manchas, eliminar puntos negros y estimular la producción de colágeno.

Qué es el peeling ultrasónico

El peeling ultrasónico es un tratamiento de belleza profesional que consiste en aplicar ultrasonido a través de una máquina en aquellas zonas de la piel con arrugas, líneas de expresión o manchas para regenerar por completo las primeras capas de la dermis y conseguir, así, reducir todas estas imperfecciones.

Esta técnica también se conoce como peeling de última generación y a diferencia de otros peelings en los que se usan cremas algo abrasivas para la piel, en este caso se utilizan máquinas que emiten ondas y vibraciones en la dermis mucho menos agresivos, además de que llevan integradas una especie de espátula de acero quirúrgico con la que se van extrayendo todas las impurezas. Al finalizar dicho método, también se aplican cremas y mascarillas sobre la zona que se ha tratado para dejar la piel con una apariencia increíble.

Para qué sirve y para qué es efectivo el peeling ultrasónico

El objetivo principal del peeling ultrasónico es limpiar el cutis de manera profesional y obtener una regeneración profunda de la piel, además de proporcionarle a ésta una apariencia mucho más joven al reducir y atenuar las arrugas y/o las manchas. En definitiva, tras su aplicación se consigue mejorar en gran medida la calidad de la dermis, y es que esto es, sobre todo, gracias a que retira la capa de piel muerta y estimula la producción de células nuevas.

Es un tratamiento estético especialmente indicado para tratar los siguientes problemas:

Líneas de expresión y arrugas leves.
Poros abiertos y sucios.
Puntos negros y blancos.
Manchas en la piel.
Acné y cicatrices de acné.
Deshidratación de la piel.
Fotoenvejecimiento cutáneo.

Cómo se hace el peeling ultrasónico

El peeling ultrasónico no es doloroso ni agresivo y no ocasiona inflamaciones ni enrojecimiento en las zonas tratadas. Únicamente, tras hacerlo se pueden sentir pequeñas molestias que desaparecen en muy poco tiempo. Se debe llevar a cabo en un centro de estética profesional, ya que allí disponen de la aparatología necesaria y se puede seguir el procedimiento paso a paso para obtener los mejores resultados. Suele tener una duración de 1 hora y media aproximadamente y consiste en las siguientes fases:

  • Limpieza de la zona con una mascarilla que se deja reposar durante unos 5 minutos. Seguidamente, se exfolia la piel para eliminar la capa más superficial y destapar los poros.
  • Se pasa una pequeña máquina por toda la zona para desprender las células muertas mediante ondas y vibraciones y extraer los puntos negros. El resultado es una piel libre de impurezas.
  • Aplicación de una loción descongestiva con efecto refrescante para desinflamar la piel.
  • Se utiliza un equipo de alta frecuencia para aplicar reducidas corrientes eléctricas que sirven para cerrar los poros y mejorar la cicatrización.
  • Aplicación de una mascarilla o crema para favorecer la recuperación de la piel.
  • Realización de un masaje en la zona para garantizar la buena absorción de todos los productos usados durante el tratamiento.
  • Es un tratamiento que puede realizarse en cualquier parte del cuerpo pero las zonas más solicitadas son el rostro y la espalda.

Resultados y cuidados después del peeling ultrasónico

Los resultados del peeling ultrasónico son prácticamente inmediatos, pues tras el tratamiento se puede notar una piel completamente renovada, sin impurezas ni imperfecciones, con una suavidad extrema y una apariencia rejuvenecida.

Tras su aplicación, es aconsejable tener en cuenta algunos cuidados específicos como aplicar cremas hidratantes sobre la zona que se ha tratado y no exponerla al sol hasta pasadas una o dos semanas, según lo indique el profesional.

Es importante saber que este tipo de técnicas estética no están recomendadas para mujeres embarazadas, así como para aquellas personas que tengan algún tipo de infección en la piel o presenten heridas recientes. Antes de someterte a dicho tratamiento, es fundamental que te asegures de que no será dañino para la salud de tu piel.

Fuente: uncomo.com

, ,
Entrada anterior
¿Las mejores horas para quemar calorías?
Entrada siguiente
La belleza: un prodigio del cerebro
Menú