Beneficios del peeling para tu piel

Beneficios del peeling para tu piel

Actualidad Médica

Cada 28 días nuestra piel se ve inmersa en un proceso natural de descamación, el cual con el paso de los años se ralentiza y, en consecuencia, acumula células muertas en su superficie. Todo ello, provoca un tono apagado, un tacto áspero, la aparición de puntos negros al encontrarse los poros obstruidos y la falta de luminosidad en la piel, entre otros efectos adversos. Para combatir estos molestos efectos debe acudirse a la consulta de un especialista.

Es vital acelerar ese proceso de descamación mediante peelings para evitar los efectos negativos. En este sentido, se puede recurrir tanto a peelings mecánicos o peelings químicos.

Los peelings mecánicos más conocidos son:

Scrub o gommage: los cuales una vez adheridos a la piel el producto utilizado genera un arrastre de células muertas.

Dermoabrasión: se trata de un dispositivo que rota y aspira a la vez, puliendo así las capas externas de la piel. Esto dará como resultado una piel suave, de tono uniforme y mejor apariencia general.

En cuanto a peelings a los peelings químicos, estos se realizan mediante la aplicación de sustancias químicas que ejercen una acción exfoliante de la piel. Se utilizan diferentes tipos de ácido que actúan desde las capas más superficiales de la piel a las más profundas, dependiendo del resultado que queramos conseguir. Entre las sustancias más utilizadas para los peelings químicos podemos mencionar:

Ácido láctico
Ácido glicólico
Ácido salicílico
Ácido azelaico.

Se escogerá uno u otro según el tipo de piel y los resultados perseguidos. Los beneficios más destacables al realizar un peeling son:

– Minimiza arrugas finas y poros dilatados.
– Ayuda a disminuir o eliminar manchas.
– Mejora las secuelas de acné, las imperfecciones y las marcas.
– Produce la renovación de la piel promoviendo el recambio celular y la eliminación de escamas y células muertas.
– La epidermis queda más permeable a todo procedimiento que se realice a continuación.

Una vez realizado el peeling, el paciente debe seguir las pautas que le ha indicado el profesional médico para asegurar el buen resultado del tratamiento. Es imprescindible no saltarse los pasos indicados para que la piel se recupere adecuadamente y entre en un proceso de renovación tras la realización del tratamiento.

Por último, cabe destacar que la época del año más aconsejable para realizar este tratamiento es el invierno, ya que una de las principales medidas a tener en cuenta es evitar la exposición solar.

Fuente: topdoctors.es

,
Entrada anterior
Aumento de labios: los tratamientos con resultados más naturales
Entrada siguiente
Hábitos educativos para mejorar la salud de los niños
Menú