Sequedad Vaginal en la Menopausia

Medicina Estética

Sequedad vaginal: Aunque puede ocurrir en cualquier momento en la vida de una mujer, los estudios informan que del 40 al 60% de las mujeres desarrollan esta condición durante la transición a la menopausia.

La sequedad vaginal, denominada médicamente como “vaginitis atrófica”, es la falta de humedad en el área vaginal. Los procesos fisiológicos del cuerpo lubrican las paredes vaginales con una fina capa de humedad. Cuando una mujer se excita sexualmente, estos vasos sanguíneos reciben un mayor flujo de sangre, estimulando la secreción de líquidos. Sin embargo, los cambios hormonales que se producen con la menopausia y otros eventos de la vida en la mujer pueden interrumpir este proceso, durante el sexo, así como en la vida diaria.

Síntomas

Los síntomas de la sequedad vaginal pueden variar desde molestias leves a síntomas severos que pueden afectar a la mujer de manera significativa. Muchas mujeres encuentran que los síntomas de la sequedad vaginal pueden afectar la forma en que se sienten acerca de sí mismas, el sexo y la vida en general. Existe una amplia gama de señales para esta condición, sin embargo, estos son los síntomas más comunes:

Comezón
Sangrado leve durante el sexo
Relaciones sexuales dolorosas
Malestar general
Sensación de ardor durante le sexo
Escozor
Irritación
Frecuencia urinaria anormal
Incomodidad con el uso de pantalones
Sensación de presión

Si bien estos síntomas son comunes, ciertos factores pueden agravar o empeorar la sequedad vaginal durante la menopausia. Por ejemplo, las mujeres que han tenido recientemente una terapia de reemplazo hormonal (TRH) pueden encontrar que sus síntomas de sequedad vaginal son más graves.

El estrés también es otro de los principales desencadenantes de la sequedad vaginal severa. La sequedad vaginal también puede causar problemas sexuales derivados de tensiones en la pareja y afectar la autoestima y los sentimientos de feminidad de la mujer.

Causas

Durante la menopausia, la causa más común de la sequedad vaginal se debe principalmente a la reducción en los niveles de estrógeno en el cuerpo. Sin embargo, otros factores pueden causar o agravar este síntoma y pueden estar relacionados con otros aspectos de la salud, medio ambiente o fisiológicos.

Causas estrogénicas de la sequedad vaginal

Durante la transición a la menopausia, los ovarios comienzan a producir menos estrógeno como preparación para el cese de la menstruación. Esta disminución de estrógeno es la principal causa de la sequedad vaginal durante la menopausia, que, por lo general, comienza a los 40 o 50 años.

Los bajos niveles de estrógeno a menudo causan un adelgazamiento en la vulva y lo tejidos vaginales, generando vaginitis atrófica que es una condición en la que estos tejidos pierden elasticidad. Durante este tiempo, las secreciones vaginales también disminuyen, afectando de manera directa la lubricación natural de la vagina. La deficiencia de estrógeno también cambia el pH de la vagina, convirtiendo su medio ambiente comúnmente alcalino en ácido, lo que puede aumentar la irritación y la probabilidad de infección vaginal.

Causas hormonales

Aunque la menopausia es la principal causa natural en la reducción de estrógenos, existen otros factores que reducen la producción de estrógenos:

Embarazo / parto
Lactancia
Anticonceptivos hormonales
La terapia de reemplazo hormonal (TRH)
Tratamiento del cáncer (radiación, quimioterapia, terapia hormonal)
Histerectomía
La menopausia causada por factores médicos o quirúrgicos

Otras causas

Sin embargo, los bajos niveles de estrógeno y las fluctuaciones hormonales durante la transición a la menopausia no son las únicas causas de la sequedad vaginal. Existen otros factores que pueden causar o contribuir a la sequedad vaginal:

Causas físicas

Enfermedades autoinmunes (síndrome de Sjogren por ejemplo)
Infecciones (bacterianas, virales, de transmisión sexual)
Algunos medicamentos:
Antihistamínicos
Medicamentos para el resfriado
Antidepresivos
Tratamientos contra el cáncer
Fumar, consumo de alcohol

Causas ambientales

Las duchas vaginales
Reacción alérgica a productos químicos en jabones, detergentes.

Causas emocionales

Estrés. Es un factor importante que puede causar o aumentar la gravedad de la sequedad vaginal.
Otros problemas emocionales. Incluyendo la ansiedad y la depresión pueden conducir a la falta de excitación y la sequedad vaginal.
Problemas de pareja sin resolver. También puede resultar en disminución de la lubricación vaginal durante la actividad sexual, pérdida de la libido y problemas de excitación.

Tratamientos

Se recomienda que las mujeres comiencen con cambios de estilo de vida, que es la forma menos arriesgada de tratamiento para la sequedad vaginal. Estos ajustes en su estilo de vida son a menudo eficaces en la restauración de la humedad vaginal. Sin embargo, son incapaces de hacer frente a los desequilibrios hormonales, que son la causa subyacente de la sequedad vaginal. Sin embargo, estos cambios en su estilo de vida en combinación con suplementos, pueden tratar la sequedad vaginal con seguridad y eficacia. Los medicamentos sólo deben utilizarse cuando se hayan agotado otras opciones.

Si bien, la intervención médica no suele ser necesaria, algunas mujeres tal vez deseen acudir a consulta médica para ser tratadas con medicamentos cuando las alternativas naturales no han funcionado. Si ese es su caso, usted debe informarse acerca de los riesgos asociados a estos tratamientos y sopesar cuidadosamente esta opción.

Cremas hidratantes. Los humectantes vaginales actúan directamente sobre el tejido para aliviar la sequedad. Las cremas hidratantes pueden ser preferidas por las mujeres con irritación y ardor cuya causa no se limita únicamente a la actividad sexual, y también pueden ayudar a prevenir infecciones vaginales.

Lubricadores. Los Lubricantes vaginales a base de agua disminuyen la fricción y alivian el malestar sexual. Aceite de vitamina E. Este nutriente protege las membranas. Nota: Sólo los productos diseñados específicamente para la lubricación vaginal se deben utilizar para tratar la sequedad vaginal.

Satisfacción sexual. La estimulación sexual de manera regular, promueve el flujo sanguíneo al área genital, lo puede ayudar a mantener y mejorar la salud vaginal.

Comunicación. La comunicación de pareja también puede ayudar. Algunos problemas de sexuales derivados de la resequedad vaginal, que generalmente se relacionan a malos entendidos, se pueden solucionar fácilmente a través de una franca charla. Esto también da lugar a posibles acuerdos para el disfrute alternativo de la sexualidad, cuando las relaciones han dejado de ser satisfactorias.

Otras técnicas

Manténgase hidratada. El agua proporciona una mayor humedad al revestimiento vaginal.

Los Fito estrógenos. El aumento del consumo de soja, legumbres, y el consumo de linaza pueden ayudar con la deficiencia de estrógenos. Que es la causa subyacente de la sequedad vaginal.

Los ácidos grasos omega-3 y el aceite de oliva son nutrientes eficaces. Que no solo promueven la lubricación vaginal. También mejoran otros síntomas de la menopausia

Consuma una dieta equilibrada. Las dietas bajas en grasa en realidad pueden empeorar la sequedad vaginal. Sin embargo, tenga en cuenta que debe consumir grasas insaturadas como las recomendadas anteriormente.

Lo que debe evitar

Yogurt, vinagre u otro tipo de duchas vaginales
Lociones para las manos
Jabones
Baños de burbujas
Productos a base de petróleo como vaselina y aceite para bebés.
Píldoras antihistamínicas que secan las membranas mucosas, incluyendo la vagina.
La cafeína y el consumo de alcohol también pueden ocasionar sequedad en las mucosas
Comenzar a tratar su sequedad vaginal con cambios en su estilo de vida son una manera sana y holística que, pueden sin embargo ser difíciles de implementar y mantener.

Pero tenga en cuenta que, aunque, el ejercicio y una dieta saludable no abordan la causa subyacente (desequilibrio hormonal), indudablemente benefician su salud en general y aliviaran en cierta medida su sequedad vaginal.

Terapia de Reemplazo hormonal

El enfoque médico implica el riesgo más alto y con frecuencia es el más caro también. El medicamento más utilizado por algunos médicos para tratar la sequedad vaginal es la terapia de reemplazo hormonal (TRH) . Esta puede ser una manera rápida y potente para aliviar la sequedad vaginal y restaurar la humedad. Sin embargo, conlleva un elevado riesgo de efectos secundarios y potencialmente graves.

La buena noticia. ¡TRATAMIENTO LÁSER!

Hasta hace unos años, el láser en Ginecología sólo trataba patologías del aparato genital como condilomas, verrugas, tratamientos de HPV o labioplastias. En la actualidad, el láser trata tanto la estética como la función vulvar y vaginal.

Problemas como la pérdida de elasticidad y sequedad vaginal o incontinencia urinaria de grado leve constituyen las demandas más habituales de las pacientes en la consulta de Ginecoestética.

El láser CO2 fraccionado está especialmente diseñado es ideal para el tratamiento médico de la atrofia vaginal. Este láser produce un efecto térmico que estimula la producción de colágeno en las células y tejidos de la vagina. Ese colágeno nuevo recupera la función vaginal de forma integral:

Reduce el diámetro de la vagina.
Reconstituye el ph vaginal.
Recupera el tono y la lubricación de la vagina.
Devuelve el control de la fuerza en la vagina.
Recoloca la uretra para evitar pérdidas de orina.
El tratamiento no requiere hospitalización ni postoperatorio.

Se realiza de forma ambulatoria, en una sesión de entre 5 y 15 minutos de duración. Después del tratamiento, la paciente puede retomar inmediatamente su actividad habitual. Tan solo debe evitar las relaciones sexuales durante los 7 días posteriores al tratamiento.

Según el grado de atrofia o laxitud vaginal, la paciente puede necesitar entre 2 y 3 sesiones, dejando que transcurra un mes entre sesión y sesión.

Fuentes: aprendeconamparo.org / iml.es

Entrada anterior
Signos y síntomas de los accidentes cerebrovasculares
Entrada siguiente
Dermatitis de contacto
Menú