9 Pasos para
desmaquillarte correctamente

Medicina Estética

Para estas fiestas con tantos compromisos, es importante que al llegar a casa no olvides la importancia de desmaquillarte correctamente. Desmaquillarse es uno de los cuidados de la piel de la cara más importante, porque al hacerlo correctamente evitas la aparición de granos y permite que la dermis esté sana.

Cuando nos desmaquillamos, no solamente estamos quitándonos el maquillaje del día, al hacerlo también estamos eliminando todas las células muertas de nuestra piel y esos agentes nocivos como el polvo, la polución o la contaminación a la que estamos expuestas todo el día.

Ahora bien, aquí los 9 pasos que te ayudarán a tener un cutis limpio y a su vez, sano:

1. En primer lugar, hay que desmaquillar los ojos, y para eso podemos usar un tónico específico el cual aplicamos con un algodón. Es muy importante que ese tónico sea el correcto de acuerdo con el tipo de piel y el maquillaje usado.

2. El siguiente paso es desmaquillar el rostro con una leche o crema limpiadora. Aplícala sobre un algodón y luego sobre la cara, especialmente en la zona de la frente, nariz y barbilla.

3. También puedes usar un jabón limpiador que igual debes elegir dependiendo de tu tipo de piel. Muy importante: no te desmaquilles con un jabón clásico, ya que seca e irrita la piel.

4. Si utilizas productos resistentes al agua, es recomendable utilizar desmaquillantes a base de aceite. Estos son los más efectivos para ese tipo de productos y evitan el maltrato de la piel al quitarte el maquillaje frotando demasiado.

5. Cuidado al desmaquillarte los ojos: No frotes el área. Debes empapar un algodón con desmaquillante para ojos, colócalo en el ojo pero sin restregar. Deja reposar por unos segundos. Después pasa el algodón sobre el párpado para retirar la mayor cantidad de maquillaje.

6. Las pestañas. Para que no te quedes sin pestañas, no las frotes, de este modo solo las dañarás; lo ideal es que con el algodón empapado y con movimientos ascendentes retires el maquillaje.

7. Desmaquillamos los labios: Aunque creas que ya no tienes los labios pintados, debes limpiarlos. La forma correcta de limpiar nuestros labios es similar a la limpieza de los ojos. En un algodón ponemos un poco de producto y limpiamos desde la comisura hasta el interior. De esta manera, evitas manchar con el labial el resto de la cara.

8. Usar un tónico para hidratar la piel que además ayuda a hacer un repaso por si todavía quedan restos del maquillaje. Asimismo, el tónico cierra los poros y evita la aparición de granitos.

9. Desmaquillamos el cuello. En este caso ponemos un poco de producto en nuestras manos y lo aplicamos sobre el cuello de manera circular para que el desmaquillante se mezcle con el maquillaje y se elimine mejor. Una vez que lo hemos pasado por todas las zonas procederemos a retirar los restos. Moja un algodón, y bien escurrido, lo pasas suavemente por todo el cuello hasta que no quede rastro de suciedad.

Para finalizar, aplícate agua fría para terminar de eliminar impurezas, y no te olvides de secar.

Es muy importante usar además una crema hidratante que debes elegir entre una gran variedad, dependiendo de lo que busques, aunque existen específicas para la noche. Recuerda aplicar las cremas para el día o para la noche, según el caso. No olvides que deben ser productos que se ajusten a las necesidades de tu tipo de piel.

Entrada anterior
La dieta
antiinflamatoria
Entrada siguiente
Cómo no engordar
en Navidad

No hay resultados

Menú