Beber leche cruda es un riesgo

¿Beber leche cruda es un riesgo?

Bienestar Integral

¿Por qué tanta polémica con el asunto de la leche cruda? El problema es que al consumirla se incrementan mucho los riesgos de contraer infecciones transmitidas por microorganismos que pueden ser muy peligrosas para el humano.

“En poblaciones especiales como ancianos, niños, embarazadas y personas con el sistema inmunológico deprimido el riesgo es aún mayor pudiendo ocasionar graves consecuencias para la salud, incluso la muerte”, explica Laura Berninches, nutricionista y profesora de la Universitat Oberta de Catalunya.

“Existe posibilidad de padecer intoxicaciones alimentarias, infecciones gastrointestinales complejas o enfermedades causadas por bacterias como Escherichia Coli, Campilobacter o Listeria”.

Los defensores de su comercialización directa alegan que ésta tiene más propiedades nutritivas, y que basta con hervirla en casa para eliminar los potenciales patógenos. Sin embargo, expertos como María Fernández Martínez, Consultora de Calidad y Seguridad alimentaria en Aizea, insisten en que “mientras que los beneficios sanitarios y nutricionales percibidos del consumo de leche cruda no han sido científicamente demostrados, los riesgos para la salud son claros”. Además, “una vez hervida, la leche también pierde propiedades nutricionales, igual que sucede con la pasteurización”, matiza Laura Berninches.

El debate también se centra en la idoneidad de dejar en manos del consumidor la responsabilidad de procesar el producto. “Un tratamiento térmico a escala doméstica no es un proceso controlado y no garantiza la misma seguridad que ofrecen los tratamientos que se aplican en la industria”, opina María Fernández Martínez.

“La aplicación de controles sanitarios estrictos en las granjas y de unas medidas higiénicas adecuadas pueden reducir, pero no eliminar la presencia de microrganismos patógenos en la leche cruda”, explica María Fernández Martínez. “La pasteurización es el único método efectivo que garantiza la eliminación y el control de los microorganismos patógenos, según un informe emitido por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN)”.

Aunque el asunto sanitario es sin duda el foco principal de la polémica, en torno al debate de la leche cruda también han surgido otras cuestiones como la implantación de modelos de venta directa de productor a consumidor que eliminen intermediarios o la eficiencia energética, pues la leche cruda debe transportarse en frío para no echarse a perder.

Fuente: muyinteresante.es

, , ,
Entrada anterior
Intrusismo médico: un peligro para la sociedad
Entrada siguiente
Retoques a los 30: ¿cuáles son los tratamientos más demandados?
Menú