Drenaje linfático para combatir la celulitis

Drenaje linfático para combatir la celulitis

Actualidad Médica

La celulitis es la acumulación de grasas y el aumento del tamaño de los adipocitos, que son células de grasa localizadas bajo la piel. En su formación, intervienen diversos factores como los alimenticios o los genéticos.

¿Qué hábitos contribuyen a la aparición de la celulitis?

Existen hábitos que contribuyen a agravar la patología como por ejemplo:

Estado hormonal
Exceso de grasas saturadas,
Azúcares refinados
Sobrepeso
Falta de ejercicio físico
No beber suficiente agua.

¿Cómo se puede reducir la celulitis?

Para reducir la celulitis es esencial una alimentación equilibrada, beber suficiente agua y practicar ejercicio físico con regularidad. Es importante huir de la vida sedentaria, ya que el movimiento es el primer gran aliado a la hora de combatir la celulitis.

¿Cómo ayuda el drenaje linfático a reducir la celulitis?

El drenaje linfático es uno de los métodos más efectivos a la hora de eliminar el exceso de líquido y de grasa sobrante de nuestro cuerpo. Pero también ayuda a darle elasticidad y firmeza a la piel. Es una técnica que se realiza mediante movimientos suaves y repetitivos, destinados a estimular la linfa para así eliminar todo exceso de líquido y toxinas retenidas en nuestro cuerpo. Se realiza únicamente de forma manual; es decir, no puede ser reemplazada por aparatología ya que sus beneficios se consiguen únicamente a partir de la forma en la que se realiza.

¿Es un tratamiento doloroso?

No produce dolor y puede realizarse unas dos sesiones semanales para aumentar el éxito del tratamiento. Cada sesión de drenaje linfático dura 45 minutos aproximadamente. Si se combina el tratamiento en consulta con un plan de alimentación diseñado acorde las necesidades de cada paciente, este tratamiento es un excelente método para combatir la celulitis y su antiestética apariencia.

¿Cuáles son los beneficios de este tratamiento?

Los beneficios más sonados del drenaje linfático son:

Activación de la circulación linfática, eliminando líquidos, toxinas y grasas acumuladas.
Activación de la circulación sanguínea, haciendo llegar a nuestras células el oxígeno y todos los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento.
Promueve la formación de colágeno que devuelve elasticidad y tonicidad a la piel.

Los beneficios del drenaje linfáticos son percibidos desde la primera sesión, ya que aumenta la diuresis (número de veces que orinamos al día), mejorando así la circulación sanguínea que evitará el efecto piernas hinchadas.

Se recomienda el drenaje linfático como aliado de éxito en el tratamiento de reducción de celulitis, y dependiendo de cada caso, podría combinarse con otros tratamientos como Mesoterapia de Vitaminas, Corboxiterapia, Radiofrecuencia o Cavitación.

Fuente: topdoctors.es

,
Entrada anterior
Estudio: 1 de cada 10 personas que se somete a una cirugía estética lo hace influida por los selfies
Entrada siguiente
Hilos tensores: ¿Para qué sirven y cuándo están indicados?
Menú