Enfoque práctico para la rinoplastia no quirúrgica

Enfoque práctico para la rinoplastia no quirúrgica

La rinoplastia quirúrgica es uno de los procedimientos estéticos más populares en todo el mundo. Sin embargo, hasta hace poco, los pacientes que querían evitar la cirugía, y los riesgos asociados, la recuperación y los gastos, no habían tenido una alternativa viable y no invasiva que pudiera lograr objetivos cosméticos similares.

Aprovechando el advenimiento de los rellenos inyectables de larga duración, la rinoplastia no quirúrgica (NSR) puede corregir las irregularidades nasales estéticas leves o moderadas. Ésta técnica busca lograr los siguientes objetivos cosméticos:

– Levantar y definir mejor un dorso nasal subdesarrollado.
– Levantar y definir mejor una punta.
– Camuflar una protuberancia dorsal. El dorso se nivela mediante la inyección de relleno por encima y por debajo de la protuberancia.
– Corregir la asimetría de la punta o el dorso aumentando sutilmente el lado más débil.
– Corregir defectos de contorno post-rinoplastia.

Candidatos apropiados

No todos los pacientes son candidatos para el procedimiento de NSR. Algunos están mejor atendidos por un abordaje quirúrgico. La mayoría de estos se pueden agrupar como pacientes que necesitan una reducción de la nariz. Éstos incluyen:

– Pacientes con nariz grande que quieran una reducción.
– Pacientes con una punta grande y redonda que desean una punta más pequeña y esculpida. Especialmente en pacientes que tienen la piel gruesa.
– Pacientes con una nariz severamente torcida.
– Pacientes con ala ancha que desean un estrechamiento de su base nasal.
– Pacientes con una nariz demasiado proyectada que quieren una des-proyección.
– Pacientes con una columna colgante.

Actualmente, el ácido hialurónico (HA) es el material de relleno más popular para inyecciones estéticas debido a su apariencia natural y su reversibilidad con la hialuronidasa. La capacidad de disolver la HA es una característica de seguridad crítica para la rinoplastia no quirúrgica, especialmente para los inyectores que aún no son competentes en la técnica. Un HA con alta viscosidad y un alto módulo elástico elevará bien el tejido y mantendrá su forma, ambos esenciales para un NSR exitoso.

La experiencia importa

Cuando se realiza con cuidado, la NSR es un procedimiento seguro y simple que hace a los pacientes extremadamente felices. Sin embargo, este es un procedimiento con más riesgo que muchas otras inyecciones faciales. Solo deben realizarlo especialistas experimentados que entiendan bien los rellenos y estén muy familiarizados con la anatomía de la cara.

El inyector debe saber cómo reconocer los eventos adversos como la isquemia y el embolismo intravascular del agente de relleno a medida que ocurren, y sentirse cómodo con el tratamiento de estos tipos de eventos adversos.

Fuente: aestheticchannel.com

,
Entrada anterior
Tener sobrepeso puede vincularse con mayor supervivencia en un ACV
Entrada siguiente
La felicidad como un proceso biológico desde el punto de vista físico
Menú