La testosterona y el riesgo cardiovascular

La testosterona y el riesgo cardiovascular

Actualidad Médica

Los niveles altos de testosterona podrían desempeñar un papel en condiciones cardíacas graves. Los tratamientos que reducen los niveles de testosterona podrían ayudar a proteger contra estas condiciones.

Tener un predisposición genética a niveles altos de testosterona podría jugar un papel en el desarrollo de problemas cardíacos importantes en los hombres, como coágulos de sangre e insuficiencia cardíaca, encuentra un estudio publicado hoy por The BMJ.

Los hallazgos también pueden tener implicaciones para los hombres que toman suplementos de testosterona para aumentar los niveles de energía y el deseo sexual.

Algunas evidencias sugieren que la testosterona predicha genéticamente (“endógena”) está asociada positivamente con la enfermedad cardíaca y el derrame cerebral, especialmente en los hombres. No está claro si la testosterona tiene un papel causal en el desarrollo de la enfermedad cardíaca, pero esta es una pregunta importante para la salud pública y los reguladores.

Así que un equipo de investigación internacional, dirigido por la profesora Mary Schooling de la Escuela de Graduados en Salud Pública y Política de Salud de la Universidad de la Ciudad de Nueva York y la Universidad de Hong Kong, se dispuso a evaluar el efecto de la testosterona endógena en los principales coágulos sanguíneos, insuficiencia cardíaca, y ataques al corazón.

Utilizando una técnica llamada aleatorización mendeliana, analizaron variantes genéticas que predicen los niveles de testosterona y sus asociaciones con coágulos de sangre (tromboembolismo), insuficiencia cardíaca e infarto (infarto de miocardio) en casi 400,000 hombres y mujeres de un gran estudio sobre el genoma y la base de datos del Reino Unido Biobank .

Los participantes tenían entre 40 y 75 años y la mayoría eran de ascendencia británica o europea. Las condiciones cardíacas se identificaron a partir de los autoinformes, los registros hospitalarios y de muertes, y los resultados se validaron utilizando datos de otro gran estudio genómico.

Al analizar la información genética de esta manera, se evitan algunos de los problemas que afectan a los estudios tradicionales de observación, lo que hace que los resultados sean menos propensos a los factores no medidos (confusos) y, por lo tanto, más fiables.

Una asociación que se observa mediante la asignación al azar mendeliana refuerza la inferencia de una relación causal.

Los investigadores encontraron que en los hombres, la testosterona endógena se asoció con un mayor riesgo de coágulos de sangre e insuficiencia cardíaca, pero no de ataque cardíaco. En el estudio de validación, la testosterona endógena también se asoció con un mayor riesgo de ataque cardíaco. Las asociaciones eran menos obvias en las mujeres.

Los investigadores señalan algunas limitaciones del estudio. Por ejemplo, los participantes del Reino Unido Biobank tienden a ser más educados y tienen estilos de vida más saludables en comparación con la población general, lo que puede haber afectado los resultados.

Sin embargo, dicen que estos hallazgos amplían y complementan los hallazgos anteriores, y sugieren que la testosterona endógena “es perjudicial para el tromboembolismo, la insuficiencia cardíaca y el infarto de miocardio, especialmente en los hombres”.

Dicen que se necesitan más pruebas para aclarar si estos hallazgos son relevantes para las tasas más altas de estas enfermedades en hombres que en mujeres, y sugieren que podría valer la pena considerar si los tratamientos existentes que reducen la testosterona podrían ayudar a proteger contra estas condiciones.

Conclusiones

– La testosterona endógena se asoció positivamente con tromboembolismo, insuficiencia cardíaca e infarto de miocardio en hombres.
– Las tasas de estas condiciones son más altas en hombres que en mujeres.
– La testosterona endógena puede controlarse con los tratamientos existentes y podría ser un factor de riesgo modificable para el tromboembolismo y la insuficiencia cardíaca.

Fuente: intramed.net

, ,
Entrada anterior
La felicidad como un proceso biológico desde el punto de vista físico
Entrada siguiente
Enfrentando a las manchas en la piel
Menú