Láser CO2 para el tratamiento de cicatrices por acné

Medicina Estética

El acné puede producir cicatrices en el rostro, que aparecen como consecuencia de las lesiones activas que al cicatrizar dejan una depresión o hundimiento. Algunas personas identifican como cicatrices las marcas rojas, hiperpigmentadas, que han quedado después del brote de acné.

Dependiendo de la severidad de las cicatrices de acné, la renovación celular se hará a nivel de epidermis o de dermis.

Cuando el daño de la piel alcanza los niveles más profundos de la dermis y se ha perdido la normal reposición del colágeno, se hace necesaria la intervención de procedimientos más radicales.

El láser de CO2 ultrapulsado ofrece la penetración suficiente para los pacientes que presentan este grado de cicatrices, ya que permite eliminar capas de piel hasta dejar una superficie nivelada y homogénea.

Los láseres fraccionados han revolucionado los tratamientos de las cicatrices de acné y deprimidas con resultados increíbles. Esta tecnología produce una contracción del colágeno a gran escala lo que conlleva la disminución sustancial en la profundidad de las cicatrices de acné y deprimidas mejorando su aspecto, al paso que renueva la epidermis mejorando poros abiertos y textura.

Es un procedimiento, que conlleva una incapacidad mínima de 3 días aproximadamente, en los cuales se presenta un eritema (enrojecimiento) fuerte, el cual se resuelve sustancialmente en 3 días aproximadamente, dando paso a una piel más joven y tersa.

Los cuidados son mínimos, abstenerse de tomar sol y usar bloqueador solar en áreas expuestas.

Fuente: fotomedicina.com

Entrada anterior
La dieta alcalina
Entrada siguiente
Verrugas plantares
Menú