Piojos: causas, tratamiento

Medicina Estética

Muchos niños suelen presentar piojos en algún momento de su infancia, sobretodo en la etapa escolar. Es común que ocurra durante el regreso a clases. Basta con que un niño los tenga y junte la cabeza con otro niño para infestarse, ya que pueden moverse fácilmente de una cabeza a otra. Asimismo, los piojos pueden afectar a cualquier persona, de cualquier clase social y su propagación no tiene nada que ver con la higiene.

Los piojos son un tipo de parásito, de no más de 2 milímetros de longitud, que puede poblar ciertas zonas del cuerpo con vello o la ropa. Una infección por piojos (pediculosis) se trata con fármacos específicos y creados expresamente para ello. Los tratamientos aprobados se pueden obtener sin receta médica en la farmacia. Cortar el pelo o raparlo no suele ser necesario.

Cuando se está ante un caso de pediculosis, todas las personas de contacto deben ser informadas de ello (por ejemplo, la familia, los amigos y los centros educativos). Normalmente, los niños que tienen piojos pueden volver a los centros infantiles o colegios al día siguiente de empezar con el tratamiento sin riesgo de trasmitir la infestación a sus compañeros.

Los piojos se alimentan de la sangre de los seres humanos. Los huevos se denominan liendres y estas se adhieren con una sustancia pegajosa al pelo.

Incidencia

En los países de Europa occidental, la infestación por piojos está aumentando. La prevalencia se calcula del 1 al 3 % en países industrializados pero puede ser superior al 25% en los colegios.

Los piojos de la cabeza están extendidos por todo el mundo y afectan, sobre todo, a los niños pequeños que acuden a la escuela infantil o el colegio. Una infestación por piojos ya no atiende a temporadas específicas. Hoy en día se pueden producir infestaciones por piojos en cualquier momento del año.

Causas

La causa principal de una infestación por piojos (pediculosis) suele ser la transmisión de una persona a otra por contacto cabeza con cabeza. Los piojos no tienen tendencia a abandonar el cuerpo humano, así que solo excepcionalmente pueden contagiarse a través de ropa u objetos compartidos, como un colchón, un peine o ropa de cama. Son los denominados piojos del cuerpo o de la ropa, pero son menos frecuentes. De hecho, los expertos no terminan de confirmar la existencia de este tipo de transmisión.

Síntomas

Alrededor de la mitad de las personas que padecen piojos no muestran síntomas en un primer momento. Se necesita algún tiempo hasta que la cantidad de piojos crezca lo suficiente para que el sistema inmunitario del afectado reaccione.

A menudo los pacientes de una infestación por piojos sienten picor agudo que suele aparecer por las noches. La mayoría de las veces, en las zonas afectadas también se forman pápulas rojas y urticaria. En algunos casos aparecen eczemas debido al rascado. El picor y el enrojecimiento de la piel se deben a la saliva de los piojos, que es tóxica y se desprende con cada picotazo. En la infestación por piojos de la cabeza, el cuero cabelludo se ve afectado en primer lugar, se suelen producir, además, eczemas en la nuca y detrás de las orejas.

Tratamiento

En el tratamiento para los piojos de la cabeza se combinan los fármacos anti piojos que suelen usarse en champú o loción. Aunque ambos tienen efectividad, son preferibles las cremas y lociones, dado que no se diluyen en agua y no disminuye su concentración, como ocurre con los champús, con un peinado periódico y frecuente con un peine para piojos.

Normalmente, se utilizan medicamentos que provocan la muerte de los piojos. Las sustancias activas incluyen aletrina, permetrina o piretrina (extracto de flores de crisantemo), que están disponibles en las farmacias sin receta. Es importante peinar el pelo con la lendrera cuando aún esté seco, para evitar que la dilución del producto con el agua disminuya la concentración con que alcanza al piojo y la liendre.

Como los huevos de los piojos (liendres) son muy resistentes, es necesario repetir el tratamiento de 7 a 14 días después, para eliminar todas las posibles larvas supervivientes.

Para mejorar las perspectivas del tratamiento, hay que tener en cuenta las siguientes indicaciones:

– Mantener el producto el tiempo requerido para que haga efecto (unos 10 ó 15 minutos según el producto).
– Tapar la cabeza con un gorro y después aclarar con abundante agua.
– Aplicar el producto generosamente.
– Procurar que el pelo no esté demasiado mojado porque la sustancia activa se puede diluir demasiado.
– Repetir todo el proceso de 7 a 14 días más tarde.
– No se deben utilizar de manera conjunta diferentes tratamientos pediculicidas y siempre hay que leer y seguir las instrucciones del tratamiento antes de su aplicación.
– Durante la aplicación de la loción deben protegerse los ojos, la nariz y la boca de la persona tratada y de la persona que está aplicando el tratamiento.
– Las mujeres embarazadas y los lactantes deben evitar el tratamiento con estos fármacos. Es más aconsejable el peinado mecánico de los piojos.

Además del tratamiento con fármacos especiales anti-piojos, hay que peinar los piojos y sus huevos (liendres) usando un peine para piojos y un acondicionador para cabello normal. Los peines para piojos tienen unos dientes muy apretados y rígidos, que atrapan bastante eficazmente los piojos y las liendres. A este peine especial se le denomina lendrera.

Peina el cabello por mechones desde la raíz hasta las puntas. Limpia el peine después de cada mechón en una toalla blanca o un pañuelo para ver si sigue presente la infestación por piojos. Si hay piojos adultos o ninfas, vuelve a peinar el mechón.

Recomendaciones extra

– Sobretodo, a la hora de iniciar el peinado del cabello, lo fundamental es disponer de tiempo y paciencia. Es recomendable tener a mano todos los utensilios necesarios: una toalla, un cepillo o peine normal, una lendrera, pañuelos de papel, un cubo de basura, agua, horquillas y pinzas para el pelo.
– Colocar una toalla sobre los hombros del niño.
– Humedecer el pelo, así como peinarlo y desenredarlo con un peine normal facilitará el procedimiento.
– Separar un mechón de cabello con la misma anchura que la lendrera que no debe incluir demasiado pelo para no dificultar que la lendrera llegue bien hasta el cuero cabelludo.
– La lendrera debe colocarse lo más cerca posible del cuero cabelludo y tirar suavemente del peine a lo largo de todo el cabello múltiples veces y en todas las direcciones.
– Conviene sujetar con una horquilla o pinza la parte del cabello ya peinada para separarla y seguir peinando.
– Con cada mechón, enjuagar el peine con agua y usar un paño limpio para eliminar los piojos o liendres que hayan quedado pegados al peine.
– Terminado el procedimiento, lava la ropa, así como la toalla, además de pasar la aspiradora por la zona de extracción.

Fuente: Onmeda.es

Entrada anterior
Loncheras saludables
Entrada siguiente
Las 5 afecciones más comunes del regreso a clases

No hay resultados

Menú