¡Ponle un alto a las varices!

Medicina Estética

Las varices son venas debilitadas que aparecen en las piernas y muslos, de color rojizo o azulado. Son el resultado de las fugas ocasionadas por una mayor presión que se debe fundamentalmente a un trastorno de la circulación sanguínea en dichas zonas. Las arterias son las encargadas de llevar la sangre desde el corazón a todas las partes del cuerpo, y la sangre hace su viaje de vuelta dentro de las venas.

Piernas cansadas, picazón, dolor o calambres son síntomas de las varices, muchas veces difíciles de soportar, acarreando grandes sufrimientos y riesgos para la salud de las mujeres, sobre todo las embarazadas; y hombres en menor medida. Permanecer de pie mucho tiempo y antecedentes familiares con varices facilita la aparición de estas, también conocidas como arañas vasculares.

Existen soluciones mínimamente invasivas como la escleroterapia y la aplicación de láser, que quitan la venas dañadas. También existen tratamientos naturales muy eficaces que actúan sobre la raíz del problema para eliminar las poco atractivas y molestas varices.

Algunos hábitos que pueden aliviar

– Estimular los músculos de la pantorrilla moviéndose tanto como sea posible, el ejercicio o una buena caminata diaria ayudará a tener un flujo de sangre constante aliviando dichos síntomas.

– Dejar de fumar. Todos conocemos los peligros que causa el consumo de cigarrillos y los múltiples efectos que dañinos que tiene para la salud.

– Usar ropa poco ajustada al cuerpo. La ropa apretada favorece la aparición y crecimiento de las varices.

– Perder peso, objetivo muy importante para eliminar varices. La obesidad y el sobrepeso trae como consecuencia problemas en la circulación de la sangre, ya que los kilos de más producen una gran presión sobre las venas y sus respectivas válvulas, perder peso es la mejor forma de controlar muchos y peligrosos factores de riesgo que pueden afectar tu calidad de vida.

Entrada anterior
Alcanzando metas reales para perder peso en fin de año
Entrada siguiente
Las manos: grandes olvidadas que delatan nuestra edad

No hay resultados

Menú