Qué es la glicación y cómo afecta la salud de la piel

¿Qué es la glicación y cómo afecta la salud de la piel?

El envejecimiento de la piel se produce a través de un mecanismo muy complejo en el que intervienen simultáneamente diversos factores tanto exógenos (luz del sol, polución, alérgenos, estrés, y otros) como endógenos, la genética que provoca: pérdida de la elasticidad, enlentecimiento de la renovación celular, adelgazamiento de la epidermis, disminución de la actividad de los fibroblastos, reducción de la producción de colágeno y elastina.

La glicación es una reacción natural de moléculas de glucosa (azúcares) con colágeno y elastina de la piel, es el principal factor que acelera el envejecimiento de la piel.

Los productos resultantes de esta unión, conocidos como AGE por su nomenclatura en inglés (Advance Glication End Products), se acumulan tanto dentro como fuera de las células, y se unen a proteínas de las membranas celulares, proteínas circulantes y proteínas estructurales (colágeno y elastina), estas últimas afectan al envejecimiento de la piel. Además estas uniones aumentan la generación de radicales libres, el resultado es una piel sin brillo, apagada, y con mas tendencia pigmentarse.

El colágeno y elastina tienen un tiempo de renovación lento, es por esta razón que acumulan muchos AGEs, y producen un tipo de caramelización de las fibras, y con el tiempo aumenta su fragilidad. El resultado es una pérdida de elasticidad y aparición de arrugas.

Este es un proceso irreversible, por lo que una buena prevención es la manera de ralentizar esta reacción. La exposición de los AGE a rayos ultravioleta genera radicales libres de oxigeno que por su acción son un factor mas de envejecimiento. La glicación aumenta exponencialmente con la edad a partir de los 35 años y se incrementa con la exposición al sol.

Existen 2 tipos de alimentos que aumentan el proceso de envejecimiento por los AGEs:

– Alimentos ricos en azúcares, como los dulces.
– Alimentos que ya han sido glicosilados por procesos de cocción, como los embutidos, alimentos fritos, y otros.

Se recomiendan las cocciones al vapor o lentas y a fuego bajo. Consuma alimentos crudos, como frutas y verduras que están llenas de antioxidantes. Éstos últimos ayudan al organismo a no producir proteínas glicosiladas. Evidentemente, disminuya el consumo de dulces, pasteles y azúcares rápidos en general.

Fuente: blog.genoxage.com

, , ,
Entrada anterior
Decálogo para el consumo responsable de suplementos alimenticios
Entrada siguiente
Eliminación de tatuajes: Opciones, cifras y resultados
Menú