Retoques estéticos que serán tendencia en 2020

Retoques estéticos que serán tendencia en 2020

Actualidad Médica

Iniciamos este nuevo año (y esta nueva década) repasando las tendencias que pegarán fuerte en el campo de la estética durante los próximo meses. Tratamientos e intervenciones de los que hablaremos a lo largo de 2020, tras una etapa en la que las novedades se han ido sucediendo con gran rapidez debido a los importantes avances en la tecnología. Esto, según la opinión de varios profesionales que han resumido las que serán, para ellos, las estrellas en este año. Y una de las principales tendencias es la búsqueda de protocolos menos invasivos, algo que, en realidad, no es nuevo.

Se solicitan más tratamientos, no sólo en el área de intervenciones realizadas en quirófano, la cirugía propiamente dicha, sino también de técnicas menos invasivas, llevadas a cabo en clínicas, la cirugía estética aumentará su popularidad gracias a los buenos resultados obtenidos. Resulta lógico que tanto profesionales como pacientes apuesten por tratamientos más rápidos y económicos, que implican menor riesgo quirúrgico, aunque sus resultados no sean tan duraderos como los que se obtienen en una cirugía tradicional. Valga como ejemplo la mesoterapia facial, los famosos cócteles de belleza para la cara, que según edad y tipo de piel, permiten redensificar, iluminar, hidratar y, en definitiva, rejuvenecer mediante una inyección de escasos, por no decir nulos, efectos secundarios.

Además, la naturalidad continuará siendo el objetivo. Cada vez se solicitan menos las tallas XXL de pecho o de labios, por no hablar de glúteos, donde el procedimiento como Brasilian Butt Lift viene dando problemas de seguridad y salud según el volumen de aumento que se solicite. Parece, pues, que el trasero Kardashian ha pasado de moda de forma más o menos obligatoria. Cuando hablamos de tendencias en medicina estética pensamos en tratamientos cuyos resultados se midan en términos de naturalidad, belleza, volúmenes y formas localizadas, seguridad o tratamientos que no sean invasivos, pero esto ya se cumple desde hace muchos años y actualmente abarca otros ámbitos. Para el 2020 así como en los años futuros, las tendencias en esta materia se podrían dividir en tres aspectos fundamentales que marcarán, sin duda, la diferencia:

Desarrollo de producto. Al ampliamente conocido ácido hialurónico se le ha dado un vuelco en el proceso de fabricación, en algunos casos, añadiendo glicerol, que aumenta su poder hidratante y hace que esa acción no solo se quede en el sitio de inyección sino que se desplace dentro y fuera de la célula en función de la cantidad de agua que tenga el organismo y, a su vez, que se mantenga en todas las capas de la piel y a todo lo largo del proceso de renovación de los tejidos. En otros casos, se ha añadido un alcohol como agente que enlaza las cadenas de ácido hialurónico libre, aportando una mejor conformación tridimensional, al colocarse en zonas muy móviles de la cara o en capas muy superficiales de la piel, consiguiendo una absoluta integración y naturalidad durante la gesticulación.

Evolución tecnológica. Clásicamente en medicina estética no se podía combinar aparatología en pieles y caras tratadas con rellenos recientes, ya que favorecerían su eliminación y eliminarían el resultado. Sin embargo, para el 2020 llegará tecnología que no solo se puede aplicar en la misma sesión en la que se aplican los implantes de relleno, sino que, haciendo todo el mismo día, se potencia el efecto y se multiplica el resultado.

Mejores resultados. El éxito en los tratamientos de medicina estética en el 2020 se conseguirá con una piel muy bien hidratada, por dentro y por fuera, con una mesoterapia aplicada con un solo punto de inyección en cada mitad del rostro. Un cuello delgado, definido, terso y juvenil, que no delate la edad de las pacientes, combinando técnicas de inyección y aparatología y por último, crear ángulos y volúmenes de la cara que embellezcan y mejoren las proporciones individuales, sin perder nada de naturalidad, mediante rellenos 100% biointegrados.

Vivimos un momento importante, pues no se trata del auge de la medicina estética, sino que estamos en el momento de recoger los beneficios de más de 20 años de experiencia en este campo, para conseguir hacer de los tratamientos de medicina estética un hábito de salud a lo largo de los años, similar al mantenimiento corporal con el ejercicio diario.

Pero, ¿cuáles son los tratamientos que más darán de qué hablar? Este es un resumen las tendencias que triunfarán este año en el cada vez más amplio sector de la medicina estética.

El nuevo bótox

La introducción en 2020 de las nuevas toxinas botulínicas va a suponer un nuevo repunte en tratamientos de este tipo. Por un lado está la inminente llegada de la toxina coreana, que presume de tener una mayor durabilidad a un menor precio; por otro, la californiana, que también asegura una mayor duración; y por último, el llamado “bótox de acción rápida”, con una mayor rapidez de acción y que va a permitir que muchas mujeres recurran a él a modo de tratamiento flash.

Minilipos

Se presta especial atención a una zona complicada como es el cuello. Se va a beneficiar de la aplicación de los nuevos mini cabezales de fibra óptica de plataformas láser como Fotona. ¿Qué van a permitir? Realizar micro lipoesculturas de precisión para eliminar la papada y definir, además, el mentón y la línea mandibular.

La evolución de los rellenos

Los rellenos siguen siendo los auténticos reyes, pero hay una máxima: mantener la mímica facial será el objetivo a conseguir cuando se utilicen estos materiales. La reología dinámica ya es una realidad y los nuevos ácidos hialurónicos de Teoxane han marcado la diferencia. Más biocompatibles y de cadenas largas, son más elásticos y maleables. Otra particularidad es que su estructura es dinámica y mantienen las propiedades viscoelásticas naturales frente a las estructuras rígidas y con riesgo de rotura o bultos de otros ácidos. En el 2020 el ácido hialurónico se inyectará en doble plano en una misma sesión para tratar el rostro de manera más global. Se ha comprobado además que de este modo es más eficaz y duradero.

Hilos recubiertos

Siguen siendo una de las intervenciones en auge, y con una tecnología mejorada. Los hilos de polidioxanona recubiertos de ácido hialurónico mejorarán los efectos y la durabilidad del tratamiento, ya que primero se reabsorbe el ácido hialurónico y después el hilo. Es como si estos llevaran una capa protectora que alargara su tiempo de acción.

Los labios, en el punto de mira

Los labios se van a mimar desde el punto de vista estético, pero no solo con el objetivo de conseguir aumentar su volumen, sino que interesa más su rejuvenecimiento e hidratación. La armonía y el diseño de la sonrisa perfecta serán los objetivos a conseguir.

Más vale prevenir

Los expertos auguran el éxito de los tratamientos que aseguren un buen proceso de envejecimiento. La edad de entrada cada vez es más temprana y las mismas que a los 20 años se realizan tratamientos de hidratación destinados a mejorar la calidad de la piel como Volite, acudirán a las consultas a los 30 para detener, a base de toxina botulínica, la formación de las arrugas de expresión.

Fuente: hola.com

,
Entrada anterior
¿En qué zonas del rostro puede aplicarse el ácido hialurónico?
Entrada siguiente
Cómo decir adiós a los puntos negros
Menú