Armonía en el rostro: tratamientos no invasivos se afianzan como los más demandados en medicina estética

Armonía en el rostro: tratamientos no invasivos se afianzan como los más demandados en medicina estética

Actualidad Médica

Uno de los últimos informes de la American Society Aesthetics Plastic Surgery (ASAPS) para conocer las tendencias en la materia y analizar hacia dónde se dirigen las preferencias de hombres y mujeres en lo que a belleza se refiere, reveló que el uso de toxina botulínica se mantuvo como el tratamiento de preferencia número uno en el top 5 de los no invasivos más demandados, puesto que ocupa desde 1999. Y sigue primero en el ranking con un crecimiento del 34% en los últimos cinco años.

El segundo lugar fue para los fillers de ácido hialurónico, con un crecimiento del 58% en los últimos cinco años, lo que los consolida como una de las alternativas más utilizadas en la armonización facial. En el puesto número tres, se ubicaron los tratamientos no invasivos para adiposidad localizada; en el cuatro los láseres de foto rejuvenecimiento y depilación y en el quinto los peelings químicos.

La toxina botulínica tipo A cumple un rol fundamental en la prevención del envejecimiento y es ideal para tratar las arrugas de expresión, aquellas que se forman cada vez que alguien se expresa, ríe o llora, lo que produce que los músculos de la cara se contraigan y con el paso del tiempo formen arrugas tales como las líneas de la frente, del entrecejo y las patas de gallo entre otras. La aplicación es un proceso mínimamente invasivo rápido e indoloro. La toxina botulínica tipo A cumple dos funciones: prevenir la formación de arrugas y tratar las existentes. El otro aspecto que evolucionó durante los últimos años es la ampliación de las zonas del rostro que se pueden tratar con toxina botulínica. El tratamiento con toxina botulínica también puede usarse para las arrugas de la nariz, algunas zonas del cuello, las comisuras de los labios y para delinear el contorno de la cara y recolocar las cejas.

Fillers: los encargados de armonizar el rostro. Según el último informe de ASAPS, los fillers continúan en el segundo puesto de los tratamientos no invasivos más demandados. Son una de las alternativas más utilizadas en la armonización facial. Sus aplicaciones en estética son múltiples, no sólo se los utiliza para atenuar arrugas, sino también para reponer volúmenes perdidos, para reestructurar contornos faciales y para mejorar la calidad de la piel. Hoy no sólo son sinónimo de rejuvenecimiento sino que son aliados clave en la prevención, corrección, o tratamiento integral a cualquier edad, sin perder la naturalidad. Por sus características hidrofílicas es un magnífico tratamiento en la revitalización facial. El ácido hialurónico no sólo rellena arrugas, sino que aporta luminosidad y recupera la elasticidad perdida con el paso del tiempo. Y todo ello de manera natural, casi indolora y permitiendo reincorporarse a la vida normal de manera inmediata. Al tratarse de un producto natural y reabsorbible, que proporciona un efecto temporal, pero al mismo tiempo duradero, permite al médico perfeccionar los resultados con cada nueva aplicación, de acuerdo a las necesidades y expectativas del paciente.

Fuente: infobae.com

,
Entrada anterior
Cómo lidiar con el “maskne”, el acné por el uso de la mascarilla
Entrada siguiente
9 Datos que debes conocer sobre el ácido hialurónico
Menú