Comidas depurativas para después de Navidad

Medicina Estética

Aunque los hayas intentado evitar todo lo posible, seguramente te has pasado estas fiestas. No pasa nada, todos hacemos una excepción en Nochebuena, Navidad, Año Nuevo o Reyes, nos damos un homenaje con las gambas, la carne o esos turrones y polvorones que no volveremos a probar hasta el año que viene, sin olvidar el alcohol. Después de Navidad llega el arrepentimiento y queremos perder el peso ganado. Por eso, además de guardar el árbol y desmontar el belén, podemos aprovechar para realizar comidas depurativas y así compensar los típicos excesos navideños.

Aunque te quieras depurar, no puedes olvidar realizar las cinco comidas al día. Deben ser comidas ligeras, con gran presencia de los líquidos, y huye de productos y dietas milagro, que solo provocan desequilibrios y desórdenes en el organismo. La mejor cosa que puedes hacer es volver a la dieta habitual, recuperando buenos hábitos como el hacer deporte. Entre los alimentos que debes tomar a menudo están la carne, el pescado, las legumbres o el huevo, y no te olvides de comerte esas cinco piezas de fruta que hay que comer a diario.

El apio y la cebolla son dos de los alimentos más depurativos, así que puedes preparar un caldo depurativo con dos puerros, dos apios y una cebolla. El puerro te ayudará a eliminar líquidos, los aceites del apio dilatan los vasos renales, eliminando también las impurezas acumuladas en el cuerpo durante los excesos navideños y la cebolla, otro potente diurético, estimula muchas funciones orgánicas. Las fresas, frambuesas o arándanos son frutas muy depurativas, pero nos pillan fuera de temporada así que elegiremos los cítricos, las manzanas, la pera, la piña o el kiwi.

Para hacer frente a los efectos del consumo de alcohol los productos ricos en vitamina B son la clave. La podemos encontrar en carnes rojas y blancas, en las legumbres, los frutos secos o en los productos integrales. Las vísceras y órganos como el hígado también tienen vitamina B. Aunque el alcohol tiene un gran aporte calórico puede formar parte de la dieta depurativa, siempre que sea en pequeñas cantidades, bebidas de baja graduación y estén acompañadas de alimentos sólidos. Como siempre es mejor beber la cantidad de agua recomendada -no olvides los dos litros diarios de agua fuera de las comidas-

También hay quien opta por hacer un día de dieta depurativa. Los líquidos son muy importantes, por eso podemos empezar desayunando café y zumo, aunque lo puedes sustituir por una pieza de fruta de las que antes hablábamos. Para la comida y la cena no pueden faltar los caldos y purés con el apio y la cebolla que ya hemos comentado también -puedes añadir la alcachofa-, además de pasta o arroz. Eso sí, solo hervidos, sin salsas ni nada más. La fruta o un yogur son el postre y la merienda perfecta, y no olvides beber esos dos litros de agua.

Si decides dedicar un día a depurar tu cuerpo es importante que lo hagas el día después de la gran comida, no antes. Si lo haces antes llegarás con hambre a la comida o la cena, y lógicamente comerás más. Los expertos señalan que es mala idea hacer dietas donde pasemos un solo día comiendo fruta, y conviene añadir los hidratos de carbono para sentirnos llenos y mantener la glucosa. Además, si has ganado más de 3 o 4 kilos no será suficiente con la dieta y la vuelta a la rutina, habrá que hacer algo más, pero intentes perderlos de golpe.

Otro aspecto a tener en cuenta son las sobras. El propósito que nos hacemos todos es empezar con la dieta depurativa el día después, pero a la hora de la verdad acabamos comiéndonos las sobras. Por eso es importante calcular bien las medidas para evitar que haya muchas sobras, y también puedes adaptar poco a poco tu dieta hasta que se acaben las sobras y empezar la dieta depurativa una vez te hayas acabado los restos de las comidas navideñas.

Fuente: biotrendies.com

,
Entrada anterior
Preparándonos para la Noche Buena
Entrada siguiente
Alimentación y vida sana: Cómo empezar bien el nuevo año
Menú