Cómo decir adiós a los poros obstruidos

Cómo decir adiós a los poros obstruidos

Actualidad Médica

El hecho de que nuestra piel se asfixie y se ensucie, volviéndose opaca y perdiendo luminosidad, puede deberse a aspectos como la polución, la calefacción, el maquillaje o los cambios bruscos de temperatura. Esto se conoce como piel ocluida.

Así, se denomina piel asfíctica a la piel ocluida, con los poros sucios, que acaban obstruyéndose y produciéndose milliums, es decir, puntos de grasa o de agua enquistados, sobre todo en la zona del contorno de ojos y las mejillas.

¿Cómo identificar una piel ocluida?

Tiene un aspecto mate, con comedones, poros cerrados, deshidratación en algunas zonas y exceso de seborrea en otras. Sin embargo, una piel asfixiada no siempre será una piel sucia. Hay personas que tienen una estricta rutina de limpieza e hidratación de la piel pero sufren obstrucción del folículo pilosebáceo por un uso indebido de cosméticos. Los cosméticos son, normalmente, de tipo astringente, lo que acaba dando lugar a una falta de riego sanguíneo. Esto desemboca también en una oclusión cuando se intenta liberar el sebo al exterior.

Aunque existen tratamientos que pueden ser útiles para este tipo de pieles, es importante conocer la etiología de dicha asfixia que, en la mayoría de los casos, suele deberse a ese mal uso de cosméticos y rutinas de higiene mencionados anteriormente. No obstante, en otros casos se produce por un hiperfuncionamiento de las glándulas sudoríparas.

De ahí que determinar la causa exacta de la piel asfíctica sea muy importante, ya que de esto dependerá el éxito del tratamiento. En esto también influye el hecho de ponerse en manos de profesionales experimentados en Medicina Estética y en el cuidado de la piel, ya que podrá asesorar al paciente sobre los productos más adecuados para cada tipología de piel, tratando debidamente cada problemática.

Tratamientos

Existen dos tratamientos clave: los peelings no agresivos y las limpiezas oxigenantes, que reparan la piel en profundidad.

Peeling con PRX-T33. Es un dispositivo médico no invasivo que parte del peeling tricloroacético (TCA) pero que, cuando se combina con agua oxigenada (H2O2), permite una estimulación no ablativa de la dermis. Es un tratamiento que no exfolia la piel pero penetra rápidamente, con la activación de un proceso regenerativo verídico. El producto se aplica con una espátula o con un masaje, que debe hacerse de forma contundente y ascendente hasta que se absorba totalmente, observándose en la piel un pequeño abultamiento. Este tipo de peeling es un nuevo concepto de bioestimulación sin agujas muy indicado para combatir la flacidez de los tejidos de sostén (tanto faciales como corporales), actuando como biorevitalizante cutáneo, ya que mejora visiblemente las arrugas y primeros signos del envejecimiento, así como la apariencia general de la piel, sin causarle ningún daño. Serán necesarias, normalmente, entre 3 y 5 sesiones en cara, cuello y escote, dependiendo de cada caso, con periodicidad semanal.

Tratamiento oxigenante con MEI. Es un tratamiento indicado para todo tipo de pieles. Renueva la epidermis, desintoxicándola y oxigenándola desde las capas más profundas, con una acción ionizante donde se introducen determinadas sustancias en el interior del cuerpo, a través de la piel. Al finalizar se realiza un masaje estimulante o electrolifting en un plano muy profundo, rehabilitando y potenciando la musculatura, dando firmeza a los tejidos y cohesionando las fibras. De esta forma se evita la formación de arrugas y se consigue un efecto lifting en la cara, cuello, escote u otras zonas.

¿Cómo evitarla con tratamientos en casa?

Es importante saber que una buena rutina de cuidado de la piel empieza en casa. En el caso de las pieles asfícticas será especialmente importante llevar a cabo el ABC de cuidado de la piel. Hay que tener en cuenta que de noche es cuando la piel se repara, se renueva y se desintoxica, activando sus funciones y realizándose la síntesis de colágeno. Además, cuando dormimos también se activa la microcirculación de los vasos sanguíneos, eliminando toxinas. Por eso es importante emplear productos adecuados y específicos, especialmente por la noche.

Así, una piel ocluida necesitará:

Limpieza, para limpiar el poro y regular el sebo.
Hidratación y regeneración, devolviendo la luz a pieles ahogadas y mates.
Protección solar. Es básico conocer nuestro fototipo de piel y emplear fotoprotectores SPF 50+. Deben ser cremas no grasas y adaptadas a la piel.

Además, es importante tener en cuenta que el cuidado de la piel debe abarcarse desde todos los ángulos. Esto significa que un estilo de vida saludable será parte del proceso de cuidado de la piel. Comer sano, con comidas poco grasas, y beber mucha agua, permitirá desintoxicar la piel desde dentro, conformando el pack ideal con las cremas y tratamientos médico-estéticos.

Fuente: topdoctors.es

,
Entrada anterior
Medicina por la estética y por el bienestar personal
Entrada siguiente
Tendencias en medicina estética no invasiva para un rostro luminoso
Menú