Conoces los alimentos nutracéuticos

¿Conoces los alimentos nutracéuticos?

Actualidad Médica

Hay ciertos alimentos de origen natural que son clasificados como nutracéuticos (“nutri” de nutriente y “céutico” farmacéutico), cuyas características nutricionales y funcionales proporcionan beneficios que contribuyen a mejorar la salud y por tanto, reducir el riesgo de padecer enfermedades; e inclusive colaboran en el tratamiento de enfermedades.

Para ser considerado nutracéutico, un alimento debe ofrecer algún beneficio específico comprobable a la salud. Además de combatir y prevenir enfermedades debe tener, por ejemplo, propiedades antioxidantes, antibióticas o ayudar a mejorar el sistema inmunológico. Para los deportistas, puede ofrecer también una mejor recuperación muscular y acción anti-inflamatoria.

Estos son algunos ejemplos de alimentos nutracéuticos 

Cebolla: Los antiguos curanderos comúnmente recomendaban esta hortaliza como un remedio para el corazón, y ese beneficio con los años fue comprobado por la ciencia. La cebolla posee una sustancia llamada adenosina, que impide la formación de coágulos, por lo que es muy buena para la prevención de ataques cardíacos. Ayuda también en el control del colesterol y de la hipertensión arterial. Además, una de las principales sustancias medicinales que posee la cebolla es la quercetina, un flavonoide que ayuda en los procesos de respiración. También posee compuestos que inhiben las enzimas responsables de los procesos inflamatorios. Por último, una sustancia recientemente identificada en este alimento es capaz de inhibir la actividad de algunas células que producen degeneración ósea.

Ajo: Posee entre sus principios activos la alicina que tiene propiedades antibióticas, desparasitantes y anticoagulantes. Además, posee una sustancia llamada germanio, que ayuda en el control del colesterol y la presión arterial, siendo de gran ayuda en la prevención de problemas coronarios. También actúa combatiendo infecciones y tiene propiedades diuréticas. Algunos estudios sugieren que disminuye los riesgos de contraer cáncer de estómago. La recomendación es comerlo crudo, para mantener sus propiedades medicinales. Ayuda a mejorar la presión arterial facilitando la circulación, ya que las sustancias presentes en este alimento facilitan el bombeo de sangre en el cuerpo. Ayuda además a la salud pulmonar, al contener aliina y alicina, que tienen propiedades expectorantes, mejorando el proceso de respiración.

Frutas rojas: Fresa o frutilla, manzana, cereza, frambuesa, ciruela, sandía, granadas, uvas o arándanos poseen sustancias como la antocianina y el licopeno, que ofrecen al organismo una acción anti-inflamatoria. Además, son ricas en resveratrol, que promueve la eliminación de toxinas, previniendo enfermedades cardiovasculares. También tienen ácido elágico que, según estudios recientes, aumenta hasta en un 25% la protección solar sobre la piel. Otros estudios sugieren también que este ácido puede impedir la activación de determinadas sustancias cancerígenas.

Vinagre de manzana: Es capaz de mejorar la sustentabilidad de la insulina ayudando a la prevención de la diabetes tipo 2. Además, estudios muestran que actúa en la reducción de LDL (colesterol malo) y de triglicéridos, moléculas de grasa presentes en el organismo. También facilita la digestión y contribuye a la protección de la piel, posee la capacidad de ayudar a aumentar el metabolismo, favoreciendo la eliminación de toxinas y el descenso de peso. Posee también un componente llamado ácido acético, que ayuda al cuerpo a eliminar los cristales de minerales en las articulaciones, responsables de causar rigidez en estas áreas.

Fuente: espn.com

Entrada anterior
Eliminación de arañitas vasculares: Puntos a tener en cuenta
Entrada siguiente
¿Conoces la diferencia entre probióticos y prebióticos?
Menú