La mejora del aspecto de la cara es lo que más piden los pacientes a los médicos estéticos

La mejora del aspecto de la cara es lo que más piden los pacientes a los médicos estéticos

Actualidad Médica

“Ha cambiado de modo radical la solicitud de los tratamientos”, dice la presidenta de la Sociedad de Medicina Estética, que reúne en Málaga a más de 1.500 facultativos.

La petición de ayuda a los médicos estéticos por parte de los pacientes «ha cambiado radicalmente» en los últimos 10 o 15 años. Antes se solicitaban en especial tratamientos corporales, que hoy en día se han visto superados por los faciales, dijo la presidenta de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), Petra Vega, con motivo de la inauguración ayer de la 35º. edición del congreso de la SEME, en el que participan más de 1.500 facultativos estéticos y que se celebra, por séptimo año consecutivo, en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga.

«En los últimos años ha cambiado muchísimo el perfil del paciente. Antes eran personas de mediana edad que querían, sobre todo, tener un cuerpo mejor; ahora muchos son pacientes más mayores que lo que desean es mejorar el aspecto de su cara», indicó Petra Vega. «El gran cambio ha sido el aumento de los tratamientos faciales», puntualizó la presidenta de la SEME. En España, el 77 por ciento de los tratamiento de medicina estética lo reciben mujeres y el 23 por ciento, hombres.

La prevención es muy importante para que el rostro y el cuerpo no acusen en exceso el paso del tiempo. Así, desde que se detectan los primeros síntomas de que la piel está envejeciendo, o que han aparecido manchas, «hay que acudir a un médico estético». En ese sentido, la presidenta de la SEME aseguró que el tratamiento de la medicina estética supone un 30 por ciento, pero que el 70 por ciento restante es la prevención. «Los actos de la medicina estética no tienen sentido y no ofrecerán eficacia, sino van de la mano de una serie de recomendaciones y pautas para mejorar los hábitos de vida».

Los tratamientos faciales no pueden entenderse en medicina estética sin ir acompañados de eliminar la exposición al sol o, al menos, tomarlo con la protección adecuada. Además, hay que evitar el tabaco, lograr dormir bien y tener una alimentación equilibrada. «No servirá para nada que yo aplique un tratamiento si esa persona sigue exponiéndose al sol, que es lo que más nos envejece de todo, fuma mucho o no se alimenta bien», reflejó la doctora Vega. Como el deterioro en la cara es más evidente que en el cuerpo, las personas se dan cuenta de que deben seguir las recomendaciones de los facultativos estéticos, pero a veces esos consejos se desoyen.

La petición más frecuente en los tratamientos faciales se relaciona con la calidad de la piel, es decir, conseguir una mejora del poro, tener un color homogéneo, contrarrestar las marcas y las manchas y eliminar pequeñas verrugas. Las personas de más edad piden terapias para hacer frente al envejecimiento, mientras que los pacientes más jóvenes solicitan la mejora de los labios y quitar las ojeras.

En cuanto a los tratamientos corporales, que demandan muchas terapias anticelulíticas, así como la eliminación de la grasa localizada y de las varices estéticas que afean las piernas. Lo primero es estudiar qué tipo de celulitis se tiene y en qué grado. porque es una patología que tiene muchas causas: hormonales, permanecer mucho tiempo de pie, haber tomado determinados medicamentos, etcétera. Los tratamientos van encaminados a controlar la reducción de líquidos, estimular la circulación y mejorar las bridas de la piel, algo que se consigue sobre todo con radiofrecuencia y microondas.

Hay personas que no tienen clara la diferencia entre la medicina estética y la cirugía estética. La doctora Vega da las claves para saber qué es cada una. La cirugía estética es un tratamiento que sirve para cambiar rasgos en un acto quirúrgico que se hace en un quirófano. La medicina estética no es quirúrgica, su acción no suele ser para siempre, va adaptándose al paso del tiempo y sus resultados son menos cambiantes, explicó Petra Vega. Según señaló, la medicina estética puede tratar el envejecimiento previniendo que el aspecto no empeore.

Uno de los escollos que deben salvar los médicos estéticos es el del intrusismo profesional. El vicepresidente de la SEME, Alberto Morano, dijo que los pacientes tienen que tener una información clara y precisa sobre quién les va a tratar y saber que el que les atiende es un médico acreditado para ejercer la medicina estética. «Nosotros denunciamos muchos casos de tratamientos médicos estéticos en centros no homologados. Un acto médico debe realizarlo un médico y en un centro médico», recalcó el vicepresidente de la SEME.

Fuente: diariosur.es

, ,
Entrada anterior
7 tendencias en Medicina Estética
Entrada siguiente
Alimentación sana para los niños
Menú