Las técnicas con resultados más naturales de la Medicina Estética

Las técnicas con resultados más naturales de la Medicina Estética

Actualidad Médica

Los procedimientos mínimamente invasivos en medicina estética se llevan la palma. Así lo señalan todas las cifras.

En concreto, las operaciones no quirúrgicas que arrojan los resultados más naturales son las preferidas de los pacientes, que descartan las opciones ‘sintéticas’, a la búsqueda de un rostro sin artificios, pero visiblemente rejuvenecido.

Por eso, los tratamientos de regeneración de las células y los tejidos del propio paciente, parecen llevar la delantera.

Un trío regenerador

En concreto y en la medicina estética actual, son tres: terapia de inducción de colágeno (CIT), plasma rico en plaquetas (PRP) y transferencia de grasa autóloga (AFT).

Terapia de inducción de colágeno

Se basa en la idea de que la creación de áreas finitas y diminutas de microlesiones en la piel favorecerá la curación y estimulará la producción de colágeno.

El tipo más común de CIT es el microneedling, que consiste en un instrumento especial con pequeñas agujas giratorias que penetran a través de la piel. Los canales resultantes en la piel permiten la entrega de productos hidratantes o rejuvenecedores directamente a la dermis. La producción de colágeno y elastina y el volumen de las capas superiores de la piel durante las semanas siguientes producen una piel más tersa, tersa y joven.

Plasma Rico en Plaquetas

Se ha utilizado en varios campos médicos durante muchos años para ayudar a promover la curación de los tejidos lesionados, como en las articulaciones artríticas, tendones desgarrados y quemaduras. Recientemente se ha promocionado como una herramienta eficaz en medicina regenerativa con su impacto positivo en heridas abiertas y pérdida de cabello. El tratamiento con PRP se basa en la premisa de que contiene un suministro concentrado de factores de crecimiento que aumenta el flujo de sangre a un área de la lesión y ayuda a reparar los tejidos afectados.

En el campo de la cirugía plástica, PRP tiene aplicaciones cosméticas para mejorar la apariencia del envejecimiento de la piel, ya que promueve el flujo sanguíneo, junto con la producción de colágeno y elastina. El tratamiento con PRP comienza con la extracción de la sangre de un paciente, luego la centrifugación para separar el plasma de los otros componentes y finalmente inyectar el PRP en las áreas objetivo.

Transferencia de grasa autóloga

Corrige las irregularidades del contorno y las deficiencias de volumen. Los AFT son las inyecciones de grasa e injertos de grasa y describen un procedimiento mínimamente invasivo que utiliza la grasa propia de un paciente para restaurar una apariencia más suave y juvenil.

El tratamiento de AFT comienza con la extracción o recolección de grasa de otra parte del cuerpo, como el abdomen o los muslos, mediante un proceso similar a la liposucción. Luego, la grasa se purifica o procesa antes de inyectarse en un área de deficiencia de volumen o irregularidad del contorno debido al envejecimiento, trauma o cirugía previa.

Fuente: beautymed.es

, ,
Entrada anterior
Erradicada la cepa tipo 3 del virus de la poliomielitis
Entrada siguiente
Estudio: Presoterapia para el tratamiento de úlcera venosa en piernas
Menú