LPG con el cáncer de mama, reconstrucción para la mejora y tratamiento del tejido conjuntivo

LPG con el cáncer de mama, reconstrucción para la mejora y tratamiento del tejido conjuntivo

Crucial en el proceso de recuperación física y psicológica, el tratamiento posterior a una reconstrucción de mama ofrece grandes resultados en alianza con la tecnología LPG, documentada y apoyada por doctores y expertos.

Los últimos datos señalan que una de cada 9 mujeres padecerán cáncer de mama a lo largo de su vida. “Aunque la prevención, la investigación y los tratamientos oncológicos han avanzado mucho, aún se da muy poco énfasis a la atención postoperatoria”, señalan los expertos y en concreto los especialistas de la firma LPG. A pesar que la atención posterior a la intervención de reconstrucción de mama “se trata del momento más importante para la necesaria rehabilitación física y psicológica, clave a su vez del proceso de mejora. Supone un eslabón esencial en la vida del paciente: es crucial para volver a tener una vida normal y recuperar la feminidad”.

LPG Systems, con el respaldo de un comité de investigación científica (COSIRE) y su grupo de oncología, ha desarrollado equipos médicos capaces de tratar de forma natural y no agresiva el tejido conjuntivo con fines terapéuticos y estéticos. LPG trabaja con fisioterapeutas diariamente para ayudar a las mujeres a recuperarse del cáncer.

“Después de la cirugía, el fisioterapeuta es la primera persona que toca al paciente fuera de un procedimiento médico. Estamos en la posición perfecta para ayudar a estas mujeres a recuperarse del cáncer y volver a su vida normal. Utilizando la técnica de LPG, nuestro trabajo se centra en la rehabilitación física (cicatrices y movilidad) y en restaurar la identidad de la mujer”, asegura Laurence Vidal, fisioterapeuta especializada en el cuidado postoperatorio para el cáncer de mama en St. Orens, Francia.

¿Quiénes lo usan?

LPG se utiliza en pacientes que han sufrido amputación mamaria y se reconstruyen el pecho de forma diferida, tanto en mujeres que han recibido radioterapia y quimioterapia, como en las que no.

Se utiliza en pacientes que han sufrido amputación mamaria y se reconstruyen el pecho de forma diferida, tanto en mujeres que han recibido radioterapia y quimioterapia, como en las que no.
“El procedimiento quirúrgico traumatiza el tejido que se encuentra alrededor de la zona tratada. El Cellu M6 alivia el trauma postoperatorio al disminuir el edema secundario: moviliza suavemente el tejido para reducir la inflamación y prevenir las adherencias. Los cabezales de tratamiento masajean la cicatriz para optimizar la microcirculación, construir una base de colágeno adecuado y fortalecer la elasticidad del tejido. Esto permite recuperar la movilidad de las extremidades superiores rápidamente y reducir al mínimo el dolor causado por la cicatriz”, describe Laurence Vidal.

Sesiones

Las sesiones se programan de forma personalizada, en función de la patología que tenga el paciente y la afectación de la piel. En general, se pautan entre 15 y 30 sesiones, dos a la semana.

Resultados

LPG consigue unas mamas naturales, mejora la cicatriz que queda tras una mastectomía y soluciona las adherencias que impiden colocar un implante.

El equipo Cellu M6 Alliance masajea la cicatriz para reducir el riesgo de desarrollar el linfedema en el brazo superior. Y en el caso de tener ya los brazos hinchados, reabsorbe el edema tres veces más rápido que el drenaje manual. Y algo más: desempeña un papel crucial en la preparación de los tejidos antes de la reconstrucción.

La opinión doctorada

“LPG, por sus propiedades de neocolagenosis, mejora de la vascularización y eliminación de cicatrices, prepara la piel y mejora la cicatriz originada tras la amputación por cáncer de mama. La utilización del LPG para reconstruir el pecho tras mastectomía nos ha permitido realizar una operación posterior sin dolor ni cicatrices añadidas, mejorando la piel incluso en pacientes que han recibido radioterapia (se puede consultar el artículo publicado en la Revista Iberolatinoamericana de Cirugía Plástica nº 4 de 2015)”, asegura el Dr. Miguel de la Cruz López, Jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Viamed Bahía de Cádiz y además dirige la Clínica Hispanosuiza Jérez.

En resumen, LPG:

Permite mejorar la cicatrización optimizando la microcirculación.
Reduce la inflamación.
Minimiza los fenómenos dolorosos asociados a la cicatriz.
Previene la aparición de adherencias.
Favorece la recuperación de la movilidad de la extremidad superior.
Disminuye el edema secundario.

Fuente: beautymed.es

,
Entrada anterior
Nuevos tratamientos: ¿En qué consiste la oxigenoterapia?
Entrada siguiente
Nunca es tarde para empezar a hacer ejercicios
Menú