Usos de las células madre en la Medicina Estética

Medicina Estética

Los tratamientos con células madre han comenzado a cambiar completamente la manera en la que se practica la medicina actualmente, al ser las encargadas de mantener vivo nuestro cuerpo.

Por tal motivo, al volverlas a introducir al sistema, bien sea con propósitos curativos o estéticos, las células renuevan, restablecen, enriquecen y cumplen su objetivo con un 100 % de efectividad.

Pero, ¿qué son las células madres?

Son células que cuentan con la capacidad de dividirse y autorenovarse para producir células nuevas. En los humanos, estas células actúan en el proceso regenerativo y reconstructivo de todos los tejidos del organismo.

Las células madre utilizadas para tratamientos estéticos son las llamadas mesenquimáticas o mesenquimales, que se obtienen principalmente del tejido adiposo y cuya característica principal es su capacidad de regeneración, lo que permite desde rejuvenecer la piel del rostro hasta ayudar a reponer el volumen y forma que se ha perdido en ciertas zonas del cuerpo con el paso del tiempo.

¿En qué consiste el procedimiento?

Se extrae sangre del paciente para obtener plasma rico en plaquetas (PRP) y luego se obtiene su tejido adiposo (grasa) mediante una mini liposucción y se procesa para obtener las mencionadas células. Al activarse, se procede a la aplicación del PRP. Es así como millones de células madre del paciente se administran e inmediatamente comienzan a trabajar.

¿Cuál es la duración del procedimiento?

El procedimiento puede ser completado entre cuatro y cinco horas, dado que los pacientes son tratados con anestesia local. Es prácticamente indoloro y se adapta fácilmente a un estilo de vida activo.

Efectos secundarios

Esta práctica incluye una inflamación mínima, algunos hematomas leves y enrojecimiento en el área intervenida. Algunos pacientes pueden experimentar náuseas o dolores de cabeza ocasionales durante las primeras 24 horas después del procedimiento.

¿Cuál es la implementación de las células madre en intervenciones estéticas?

Con estas células se eliminan arrugas, líneas de expresión y algunas deformidades faciales. Asimismo, sirven para hacer injertos de pelo y aumentar senos, caderas, pantorrillas o muslos.

La conservación de células madre puede hacerse en cualquier etapa de la vida. Pero si se pudiese elegir cuál es el mejor momento para guardarlas, sin duda es el momento del nacimiento porque la calidad de las células madre es mejor y la cantidad es mayor.

Si no se tuvo la oportunidad de conservar al momento del nacimiento, se debe considerar que mientras antes se haga, mejor, porque la óptima edad para guardarlas es la actual, ya que el proceso de envejecimiento por el paso de los años también afecta a las células madre, disminuyendo su cantidad y calidad

Fuentes: cromos.elespectador.com / asembio.cl

Entrada anterior
Plasma rico en plaquetas
Entrada siguiente
Técnica Blanching contra los signos de envejecimiento
Menú