Aspectos importantes sobre la toxina botulínica

Aspectos importantes sobre la toxina botulínica

¿Qué es la Toxina Botulínica tipo A?

Conocida popularmente como Bótox, se trata de la técnica estética no quirúrgica más empleada en mundo, que proporciona un incomparable efecto tensor y de luminosidad.

¿Dónde actúa?

En Medicina Estética sobre todo se utiliza en tratamientos faciales, para eliminar temporalmente las arrugas de expresión que se crean alrededor de los ojos, entrecejo y frente. Estas arrugas pueden producirse por tener una expresión facial pronunciada al sonreír, el paso del tiempo o el estrés, por ejemplo, cuando fruncimos el ceño. Estas arrugas que acaban quedando no pueden eliminarse ni con la mejor cosmética, solamente disimularse.

Aparte del tratamiento de arrugas, ¿tiene otras aplicaciones?

La toxina botulínica tiene otras aplicaciones aparte de combatir las arrugas. También se aconseja para reducir la asimetría de cejas, para eliminar la hiperhidrosis o sudoración excesiva.

Este último caso puede producir un impacto psicosocial en la persona que suda en exceso (manos, axilas o pies). Mediante el tratamiento, disfrutan de una mejor calidad de vida, gracias a que se consigue interrumpir la hiperactividad de las glándulas sudoríparas, bloquean las terminaciones nerviosas responsables de estimular dichas glándulas.

Existen otras especialidades médicas que utilizan este tratamiento. Por ejemplo, en la Odontología se emplea para evitar el bruxismo y en la Neurología, para disminuir las cefaleas recurrentes.

¿Cómo se aplica y con qué resultados?

La toxina botulínica no rellena arrugas, sino que relaja los músculos causantes de las arrugas de expresión. Los resultados se traducen en una piel lisa, sin arrugas y con un aspecto relajado y tranquilo. Desparecen los signos de fatiga e, incluso, la expresión de estar enfadados.

Se trata de una técnica sencilla, indolora, rápida y segura. En una sola sesión, de unos minutos, se consiguen resultados visibles en tres o cuatro días, que pueden llegar a durar hasta 6 meses en los casos de arrugas o 1 año en hiperhidrosis.

Los resultados variarán en función de las características de cada paciente: su piel, rasgos, expresiones, si es hombre o mujer.

Después de aplicarse se acostumbra a realizar una revisión para asegurar que los resultados sean positivos. Una vez completada, se suele repetir el tratamiento al cabo de 4 o 5 meses, antes que desaparezca el efecto.

Hay otros tratamientos que pueden combinarse con la técnica, como el ácido hialurónico, los hilos tensores, peelings… para lograr un rejuvenecimiento facial integral.

Consejos importantes antes del tratamiento

Exija calidad, profesionalismo y seguridad. Este tratamiento únicamente puede ser realizado en centros médicos autorizados y según las indicaciones de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME). Sólo puede aplicarlo un médico. No están capacitados los odontólogos, fisioterapeutas o personal de enfermería. Por este motivo, es importante optar por profesionales médicos cualificados, con la suficiente experiencia.

Fuente: topdoctors.es

,
Entrada anterior
70% de los tratamientos del futuro se basará en medicina regenerativa
Entrada siguiente
El rol del agua alcalina en el envejecimiento
Menú