Radio Frecuenciafacial

Radiofrecuencia Facial. Beneficios

Medicina Estética

La Radiofrecuencia es uno de los procesos de rejuvenecimiento facial más avanzado, que a través de la transferencia de energía en forma de calor a los estratos más profundos de la dermis, logra la estimulación de la producción de colágeno, eliminando los signos del envejecimiento de la piel y devolviéndole una apariencia juvenil y lozana. El aumento de temperatura en la dermis produce acortamiento de las fibras de colágeno existentes. Los fibroblastos, a su vez, estimulados por esta energía, generan nuevo colágeno remodelando los tejidos. Esta energía calórica tiene además un efecto desintoxicante y aumenta la nutrición y oxigenación de los tejidos al producir dilatación de los vasos que irrigan la piel.

Se lo conoce como lifting sin cirugía, no requiere de anestesia y no es invasivo. Se puede aplicar en cualquier sector del cuerpo, especialmente cara, cuello, abdomen, muslos y glúteos y es compatible con todos los tipos de piel. El paciente puede continuar con su vida normal después de la aplicación ya que no produce dolor, costras ni inflamación y no está contraindicado tomar sol con la protección adecuada. El tratamiento tiene una duración aproximada de entre 60 y 90 minutos. Al terminar el tratamiento se presenta un ligero enrojecimiento o eritema que dura poco tiempo.

La radiofrecuencia puede combinarse con otras técnicas como luz pulsada intensa, que mejora la textura de la piel y las pequeñas manchas y venitas de la cara, con peelings químicos, rellenos, toxina botulínica. Deben ser realizados en diferentes tiempos y con una secuencia programada para conseguir un rejuvenecimiento armónico y perdurable, recuperando el óvalo y contorno facial en forma natural.

Indicaciones

Arrugas y líneas de expresión
Papada, mejillas, bolsas y ojeras
Envejecimiento de la piel
Flaccidez y falta de tono en cara y cuello

Si el paciente es tratado mediante una combinación de tres terapias realiza un verdadero lifting en tres niveles: a nivel del músculo, mediante electroestimulación; a nivel del tejido conectivo – dermis, mediante la aplicación de radiofrecuencia, y a nivel de la epidermis y de la dermis, con el uso de la Luz pulsada intensa (AFT).

Radiofrecuencia está indicada para el rostro y también para el cuerpo

El tratamiento por radiofrecuencia se puede aplicar en cualquier parte del cuerpo, especialmente cara, cuello, abdomen, muslos y glúteos y es compatible con todos los tipos de piel. El paciente puede continuar con su vida normal después de la aplicación ya que no produce dolor, costras ni inflamación. Tampoco está contraindicada la exposición al sol luego del tratamiento siempre que se recurra a la protección correspondiente. Una sesión de radiofrecuencia tiene una duración aproximada de entre 60 y 90 minutos. Una vez finalizada, puede haber un ligero enrojecimiento o eritema en la zona tratada que dura poco tiempo.

La radiofrecuencia multipolar puede combinarse con otras técnicas como luz pulsada intensa, que mejora la textura de la piel y las pequeñas manchas y venitas del rostro, también con peelings químicos, rellenos, toxina botulínica. Todos ellos deben ser realizados en diferentes tiempos y con una secuencia programada para conseguir un rejuvenecimiento armónico y perdurable, recuperando el óvalo y contorno facial en forma natural.

Radiofrecuencia de 3ra generación

Radiofrecuencia multipolar corresponde a la tercera generación de tecnología de radiofrecuencia. Permite calentar simultáneamente las capas profundas y superficiales de la piel, superando las anteriores configuraciones mono y bipolar, donde la corriente no podía ser aprovechada tan eficientemente. En las configuraciones anteriores, la distancia entre los electrodos condicionaba la profundidad de penetración del tratamiento en la piel y el sobrecalentamiento epidérmico, en muchos casos, hacía necesaria la utilización de un sistema adicional de enfriamiento.

Fuente: halitusdermatologiayestetica.com

Entrada anterior
Consejos para cuidar tu salud en el trabajo
Entrada siguiente
Hidrolipoclasia Ultrasónica: usos, beneficios
Menú