Consejos básicos antes de acudir a consulta de Medicina Estética

Actualidad Médica

Tomar la decisión de tener un cambio de imagen mediante una intervención médica es algo muy delicado e importante en la vida de cualquiera. No estar contento con alguna zona de su cuerpo lleva a muchas personas buscar solucionar esos pequeños complejos mediante la Medicina Estética. He aquí, algunos consejos antes de dar el siguiente paso:

1. Escoger el tratamiento al que te quieres someter

Lo más importante de todo es que conozcas qué procedimiento es el que precisas, ya sea un aumento de pecho, una rinoplastia o una liposucción. Debes tener muy claro lo que pretendes conseguir con el tratamiento y, a partir de ahí, dejarte aconsejar. Piensa que el doctor es el especialista y el que mejor te puede orientar sobre el tipo de intervención que te hará lucir como deseas, aunque la última palabra será la tuya.

Una vez que hayas escogido el tratamiento adecuado para el resultado que persigues, podrás seguir con el resto de consejos para escoger la clínica más adecuada.

2. Buscar referencias sobre la clínica

Una vez que ya sabes qué tipo de tratamiento quieres realizarte porque se adecúa mejor a tus necesidades, debes escoger la mejor clínica para hacerlo. ¿Cómo puedes conseguir esto? La recomendación es buscar de forma exhaustiva todas las referencias que puedas encontrar sobre las clínicas de cirugía plástica en Madrid.

Gracias al avance de las tecnologías y, sobre todo, al alcance que se puede conseguir gracias a Internet, esta búsqueda de referencias te va a resultar extremadamente sencilla y cómoda. En las páginas web de las diferentes clínicas puedes encontrar a los profesionales que llevan a cabo las intervenciones. También es muy sencillo conocer la experiencia de pacientes anteriores gracias, por ejemplo, a redes sociales como Facebook.

3. Conocer las garantías

La clínica que escojas debe ser un centro homologado y acreditado por el Ministerio de Sanidad. Esto te garantizará que se cumple la normativa vigente y que dispone de unas instalaciones adecuadas para poder realizar una intervención.

Estas garantías son importantes para asegurarte de que el personal velará por tu salud y de que la clínica cuenta con los medios para que no corras peligro en ningún momento.

4. Buscar referencias sobre el equipo médico

Necesitas conocer la experiencia y la trayectoria del especialista. Conocer la formación y experiencia de los profesionales es más sencillo de lo que imaginas.

5. Solicitar un diagnóstico y un análisis personalizado

El médico debe realizarte una evaluación previa y un diagnóstico del tratamiento más conveniente para tu caso concreto. Debe informarte también acerca de los riesgos sobre del procedimiento y el tipo de intervención a realizar.

Cada caso es único y las condiciones con las que cada persona llega a la clínica también lo son.

No te quedes con ninguna duda por muy absurda que pueda parecerte, es necesario que la persona que te va a realizar el tratamiento conozca todas las que te surjan para que el resultado sea exactamente el que quieres. Debes estar tranquilo y no tener inseguridad, aunque los nervios son completamente normales.

Pregunta con total libertad todas las cuestiones que te preocupen: cómo será el resultado, cómo serán las cicatrices, si vas a necesitar anestesia general, cómo va a ser la intervención, etcétera.

Si lo que pretendes está fuera de la ética del cirujano o puede afectar a tu salud, cree que la intervención no es necesaria o prevé que puede tener muchas complicaciones, seguramente te expresará su negativa. Es muy importante que la comunicación sea totalmente sincera y clara en ambos sentidos, por tanto no deberías ocultar ningún tipo de información tan solo por pudor.

6. Revisiones necesarias

Desde la primera visita el profesional ha de informarte acerca de cómo va a ser el tratamiento, cuál será la tónica de revisiones y cuidados y durante cuánto tiempo se deben tener.

Fuente: doctoraplacercirugiaestetica.com

Entrada anterior
Nunca es tarde para empezar a hacer ejercicios
Entrada siguiente
Protector solar de administración oral: avances
Menú