Fibromas vs. Quistes mamarios: ¿Conoce las diferencias?

Fibromas vs. Quistes mamarios: ¿Conoce las diferencias?

Actualidad Médica

Fibromas mamarios

Un fibroma o fibroadenoma, es un tumor no canceroso (benigno), que se desarrolla en los senos o glándulas mamarias de las mujeres al menos una vez en la vida. Principalmente aparecen en las mujeres jóvenes, ya que los estrógenos son los que favorecen la proliferación de algunas de las células de la glándula mamaria, por eso, es menos frecuente en mujeres de edad avanzada.

A diferencia de los tumores malignos, los fibroadenomas al tacto son firmes y de superficie lisa, además de que su crecimiento por lo general se detiene hasta los tres centímetros de grosor. Sin embargo, una paciente nunca debe dar por hecho que tiene un fibroma sin visitar a un médico, pues debe antes someterse a estudios como mastografías, ultrasonidos y de ser necesario a una biopsia (extracción de tejido), para verificar que no se trata un tumor cancerígeno.

Los fibromas también llegan a confundirse con “tumores quísticos”, los cuales igualmente son benignos, sin embargo, estos últimos no son firmes, pues tienen líquido. Y al igual que con los fibroadenomas, no necesitan ser operados, pero si están causando problemas por su crecimiento, basta con que se les extraiga el líquido.

Sobre la prevalencia de los fibromas, la mayoría de las mujeres desarrollarán en toda su vida al menos un fibroadenoma, pero hay en algunas otras que son múltiples y pueden presentarse en ambas glándulas mamarias. Y que no se detectan fácilmente porque no causan síntomas.

Asimismo, existen tres tipos diferentes de fibroadenomas, el común, que crece 3 centímetros y detiene su crecimiento; el juvenil, que puede crecer hasta alcanzar varios centímetros de tamaño y el del tipo gigante, que puede alcanzar varios centímetros de tamaño y los vemos en mujeres en edad premenopáusica.

En el caso de los hombres, no hay un factor hereditario conocido para la aparición de fibromas. La glándula mamaria del varón puede presentarlos, pero son muy pocos los casos. Por el momento “no existe una estadística precisa de la patología, ya que es benigna, por tanto, el interés y los recursos están dirigidos a cáncer de mama, pero si sabemos que es el tumor benigno más frecuente en la glándula mamaria.

Ante el diagnóstico de un fibroadenoma, no es necesario operarlo, y de querer quitarlo, no es una intervención dolorosa, que afecte mucho, puesto que no necesita extraerse más tejido que el mismo fibroma. La mujer debe revisarse los senos una vez al mes, pero no porque pretendamos los médicos que sepa diagnosticar un fibroma y un tumor cancerígeno, sino que sepan identificar cuándo aparece en sus senos algo nuevo que no debería estar.

Quistes mamarios

Los quistes mamarios son sacos llenos de líquido dentro de la mama, los cuales normalmente no son cancerosos (benignos). Puedes tener uno o varios quistes mamarios y estos pueden aparecer en una o ambas mamas. Con frecuencia, se describen como bultos redondos u ovalados con bordes distintivos. Un quiste mamario generalmente se siente como una uva o un balón lleno de agua, pero a veces se siente firme.

Los quistes mamarios no requieren tratamiento, a menos que sean grandes y dolorosos o molestos. En ese caso, drenar el líquido del quiste mamario puede aliviar los síntomas. Los quistes mamarios son frecuentes en mujeres después de la menopausia, entre 35 y 50 años. Sin embargo, se pueden encontrar en mujeres de cualquier edad. También pueden ocurrir en mujeres postmenopáusicas que reciben terapia hormonal.

Síntomas

Se pueden encontrar quistes mamarios en una mama o en ambas. Los signos y síntomas de un quiste mamario son los siguientes:

Un bulto redondo u ovalado, suave y fácil de mover con bordes distintivos (que normalmente, aunque no siempre, indica que es benigno)
La secreción por el pezón puede ser transparente, amarilla, pajiza o marrón oscuro
Dolor en la mama o sensibilidad en la zona del nódulo mamario
Aumento en el tamaño del nódulo mamario y sensibilidad en la mama justo antes de la menstruación
Disminución en el tamaño del nódulo mamario y resolución de otros síntomas después de la menstruación
Tener quistes mamarios no aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama. Pero tener quistes puede dificultar encontrar nódulos mamarios nuevos u otros cambios que podrían requerir la evaluación de un médico. Familiarízate sobre cómo sientes las mamas normalmente para que te des cuenta cuando algo cambie.

Cuándo consultar al médico

El tejido mamario normal a menudo se siente grumoso o nodular. Pero si sientes algún nódulo mamario nuevo que continúa después del período menstrual o si un nódulo mamario crece o cambia, consulta con el médico de inmediato.

Causas

Cada una de las mamas contiene lóbulos de tejido glandular, ordenados como los pétalos de una margarita. Estos lóbulos se dividen en lobulillos más pequeños que producen leche durante el embarazo y la lactancia. El tejido de sostén que da forma a las mamas está compuesto por tejido graso y tejido conjuntivo fibroso. Los quistes mamarios aparecen debido a una acumulación de líquido dentro de las glándulas de las mamas.

Los quistes mamarios se pueden definir según su tamaño:

Los microquistes son demasiado pequeños para sentirlos, pero se pueden observar durante pruebas de diagnóstico por imágenes, como una mamografía o una ecografía.
Los macroquistes son lo suficientemente grandes para sentirlos y pueden crecer hasta 1 o 2 pulgadas (de 2,5 a 5 cm) de diámetro. Los quistes mamarios grandes pueden ejercer presión sobre el tejido mamario cercano y causar dolor o molestias en las mamas.
Los expertos desconocen la causa de los quistes mamarios. Pueden manifestarse como resultado de los cambios hormonales de la menstruación. Hay evidencia que indica que el exceso de estrógeno en el organismo, el cual estimula el tejido mamario, puede contribuir al desarrollo de quistes mamarios.

Fuentes: sumedico.com / mayoclinic.org

, ,
Entrada anterior
5 motivos por los que el desorden perjudica la salud
Entrada siguiente
El rostro: Componente vital de cada personalidad

No hay resultados

Menú