Hidrolipoclasia ultrasónica. Lipoescultura sin cirugía

Medicina Estética

La hidrolipoclasia ultrasónica elimina sin cirugía y de forma natural la grasa situada en abdomen, cintura, muslos, caderas e interior de rodillas o muslos. El éxito de este tratamiento es que elimina la grasa localizada sin anestesias, ni riesgos, es efectiva y no requiere hospitalización.

La diferencia con la mesoterapia (intradérmica), es que esta se inyecta en profundidad, directamente en el tejido adiposo (grasa), y debido a que la grasa no tiene terminaciones nerviosas es indolora. Las ondas ultrasónicas al actuar sobre el líquido inyectado previamente en la grasa, provocan la ruptura de las células, siendo posteriormente el propio organismo el que se encarga de eliminar esta grasa disuelta, reduciendo el volumen de la adiposidad.

¿Qué quiere decir hidrolipoclasia ultrasónica?

Hidro quiere decir agua. En nuestro caso Suero Fisiológico al 0’9 %
Lipo que quiere decir grasa.
Clasia significa romper, estallar.
La capacidad física que tiene el ultrasonido de producir termogénesis (calor) cuando sus ondas se difunden en el agua o solución fisiológica estéril, produciendo cavitación, es un efecto similar a la de una micro lipoaspiracion, pero sin intervención quirúrgica.

¿Cómo se aplica?

El ultrasonido se utiliza en combinación con un gel, este ultimo favorece la absorción, ya que genera una superficie uniforme entre el cabezal del aparato de ultrasonido y la zona a aplicar, impidiendo que exista una zona de aire entre la zona a tratar y el elemento emisor.Su aplicación es de forma circular, y la superficie a tratar debe ser en circulos no mayores de 10 X 10 cm.

La aplicación del ultrasonido es de unos 15 minutos, aprovechando la conjunción del ultrasonido y las sustancias previamente inyectadas, producen una ruptura de las células grasas y su eliminación mediante la circulación sanguínea y linfática. Se recomienda realizar un masaje drenante con aceites y cremas posteriormente a la aplicación, también es interesante el usar una faja fina de compresión para favorecer más rápidamente la eliminación.

Es importante beber 2 litros de agua fuera de las comidas y también si hay exceso de peso, realizar algún tipo de dieta. Es una solución permanente para eliminar la grasa localizada, siempre que se mantenga una dieta que no deje aumentar el peso nuevamente. Es recomendable realizar un mínimo de seis sesiones, una sesión semanal.

Como conclusión, este es un tratamiento que nos permite continuar nuestra vida social, sin ingresos hospitalarios, efectivo, indoloro, sin riesgos y asequible económicamente, mediante el cual podemos eliminar la grasa localizada de las caderas, muslos y abdomen, los cuales no conseguimos eliminar solo con la gimnasia o la dieta.

Fuente: editorialalaire.es

Entrada anterior
Jugos saludables para combatir los signos de resaca
Entrada siguiente
El consumo de alcohol provoca un daño permanente en el ADN

No hay resultados

Menú