Mesoterapia facial con vitaminas

Mesoterapia facial con vitaminas

Actualidad Médica

La mesoterapia facial se conoce popularmente como inyecciones de vitaminas y es una técnica de medicina estética muy popular entre las famosas para retrasar el envejecimiento de la piel. Es uno de los tratamientos más habituales en cualquier clínica de medicina estética porque ofrece resultados rápidos y visibles, a un precio asequible. Además, al tratarse de una técnica sencilla y mínimamente invasiva, se puede hacer vida normal después de la sesión.

Definición

La mesoterapia facial es un tratamiento a base de pinchazos intradérmicos que se suelen trabajar a una profundidad de 4 mm. Es una técnica que debe ser suministrada por un médico. Mediante las inyecciones se infiltran diversas sustancias (vitaminas, oligoelementos, antioxidantes, aminoácidos, silicio orgánico, ácido hialurónico…) que oxigenan la piel y vascularizan la zona, activando el fibroblasto para que sintetice el colágeno, responsable de la tersura cutánea. Es un tratamiento perfecto para pieles apagadas por causas como el estrés, el cansancio o una exposición solar prolongada.

Indicaciones

Las inyecciones de vitaminas mejoran la elasticidad de la piel, ayudan a corregir pequeñas imperfecciones, como los poros abiertos y aportan mucha luminosidad. Dependiendo de la composición del cóctel vitamínico que se inyecte, la mesoterapia facial puede ayudar a frenar el envejecimiento de la piel, tratar marcas de acné o revitalizar la piel. Las inyecciones de vitaminas mejoran también la hidratación dérmica y pueden reducir las rojeces y rugosidades, así como minimizar el aspecto de las líneas de expresión. Incluso pueden tratar la firmeza y los daños del sol, si se utiliza componentes como el DMAE o el silicio.

¿A partir de qué edad puede usarse?

Las inyecciones de vitaminas son un tratamiento bastante común a partir de los 40, cuando es normal notar las primeras arrugas, manchas y falta de luminosidad. Pero se puede empezar antes porque es un tratamiento que previene el envejecimiento y mejora la hidratación de la piel, algo que viene bien a cualquier edad. Según los expertos, en torno a los 25-30 años es el momento de empezar a prevenir el envejecimiento de la piel, pero los tratamientos cada vez se asocian menos a una edad, y más al estado de la piel. Así que lo mejor es dejarse asesorar por un especialista.

¿Cuál es la frecuencia ideal de uso?

Los expertos recomiendan tres sesiones cada 15 días o un mes, máximo, y a partir de ahí un mantenimiento de una sesión cada 6 meses. Aunque el protocolo debe adaptarse a cada paciente, según el estado y las necesidades de su piel. Los resultados son visibles a partir de los 15 días de la sesión, más o menos, pero mejorarán con el paso del tiempo.

¿Posee efectos secundarios?

Aunque se puede hacer vida normal en cuanto acaba el tratamiento, se puede pinchar algún capilar durante el tratamiento, lo que provocaría algún pequeño hematoma o enrojecimiento de la zona que se ha infiltrado. Pero no suelen durar más de 24 horas. Por otra parte, se desaconseja la mesoterapia facial en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, personas que tienen hipersensibilidad a los componentes que se usan y personas con alguna enfermedad autoinmune.

Fuente: telva.com

, ,
Entrada anterior
Entrenamiento intenso intervalado mejora la condición física y la salud
Entrada siguiente
Prevención de la diabetes: consejos para tomar el control
Menú