Toxina botulínica para reducir la aparición de arrugas faciales

Toxina botulínica para reducir la aparición de arrugas faciales: uso clínico y aspecto farmacológico

Actualidad Médica

La toxina botulínica (Botox) consta de 7 tipos de neurotoxinas; sin embargo, solo las toxinas A y B se usan clínicamente. Botox A se usa para varios trastornos en el campo de la medicina, particularmente en dermatología, con fines cosméticos. Es producida por la bacteria Clostridium botulinum y puede usarse como un tratamiento para reducir la aparición de arrugas en las áreas superiores de la cara, elevar las cejas y tratar problemas como hiperhidrosis, liquen simple, pompholyx (eczema dishidrótico) y acné vulgar. .

Un estudio en 1994 informó la efectividad de Botox A para reducir la aparición de arrugas faciales; Desde entonces, se ha utilizado como tratamiento cosmético. Las inyecciones de Botox se pueden usar para tratar las líneas del ceño glabelar, arrugas alrededor de los labios (líneas de fumador) y líneas de marionetas, bandas platismales en el cuello, estrabismo, blefaroespasmo, distonía cervical, hiperhidrosis y sinquinesis después de una cirugía facial.

Mecanismo de acción

El mecanismo de acción de Botox incluye los siguientes cuatro pasos principales:

  1. La unión de la toxina a receptores específicos en la superficie de las células presinápticas, mediada por el terminal C de la cadena pesada. Este paso ocurre durante aproximadamente 30 minutos.
  2. La internalización, que es un proceso endocítico mediado por receptor dependiente de energía. En este paso, la membrana plasmática de las células nerviosas invagina alrededor del complejo toxina-receptor, formando una vesícula que contiene una toxina en el terminal nervioso.
  3. La translocación. Después de la internalización, el enlace disulfuro se escinde y la cadena ligera de la toxina de 50 kDa se libera a través de la membrana endosómica de la vesícula endocítica hacia el citoplasma del terminal nervioso.
  4. El bloqueo. La cadena ligera de los serotipos A y E inhibe la liberación de acetilcolina al escindir la proteína citoplasmática (SNAP-25) necesaria para el acoplamiento de las vesículas de acetilcolina en el lado interno de la membrana nerviosa del terminal nervioso.

Después de la inyección, la toxina se difunde en el tejido hasta que se une de forma selectiva y reversible en el terminal presináptico de la unión neuromuscular y luego se une a la membrana proteica específica responsable de la excreción de acetilcolina. La toxina inhibe de inmediato la liberación de acetilcolina en la unión neuromuscular, causando la relajación de los músculos locales que es reversible, lo que resulta en una reducción de arrugas / líneas faciales, algunas de las cuales se deben a contracciones musculares faciales constantes.

Indicación

En el campo de la medicina estética, se usa para reducir las arrugas de la cara glabelar, patas de gallo a los lados de los ojos, arrugas horizontales en la frente, arrugas alrededor de la boca, pliegues nasolabiales y suavizar las arrugas del cuello y el pecho / escote. También se puede usar para elevar las cejas y tratar problemas como la hiperhidrosis, el liquen simple, el pompholyx (eczema dishidrótico) y el acné vulgar. No se puede usar para prevenir otros signos de envejecimiento, como piel seca, trastornos de pigmentación y anomalías vasculares.

Contraindicación

Las contraindicaciones con el uso de Botox incluyen pacientes con miastenia gravis, esclerosis lateral amiotrófica, esclerosis múltiple, síndrome de Eaton Lambert, mujeres embarazadas y lactantes, recién nacidos y niños, pacientes con infecciones focales y sistémicas, pacientes hipersensibles o alérgicos al Botox y pacientes que previamente se habían sometido a cirugía de párpados inferiores.

Efectos clínicos

Los efectos clínicos se observan del primer al cuarto día después de la inyección, seguidos de 1 a 4 semanas de efecto máximo, que se resolverá después de 3 a 4 meses. Para prolongar los efectos de Botox de seis meses a un año, el tratamiento debe repetirse durante un año o más. La duración del efecto Botox varía entre los individuos debido a las diferencias en la disposición muscular, lo que significa que diferentes individuos pueden requerir diferentes dosis de Botox. El efecto durará hasta 120 días.

Complicaciones

Las complicaciones más comunes son la equimosis y la púrpura, que podrían minimizarse comprimiendo hielo en los sitios de inyección antes y después de la inyección de Botox. Después del tratamiento, los pacientes no deben manipular los sitios inyectados durante 2 a 3 horas y deben permanecer en posición erguida o de pie durante 3 a 4 horas.

Comparación de Botox con rellenos dérmicos

Los tipos de rellenos dérmicos más utilizados son los que están hechos de ácido hialurónico, que es una unidad de glucosaminoglucano, que está compuesta de unidades de ácido glucurónico replicado y N-acetil-glucosamina. El ácido hialurónico es naturalmente un polisacárido que se encuentra en los tejidos del cuerpo, como la piel y el cartílago. Es muy hidrofílico (atrae el agua), lo que provoca un aumento de presión que puede resistir las fuerzas de compresión que hacen que el ácido hialurónico sea la sustancia ideal como relleno dérmico.

Comparación de Botox con ejercicio muscular facial para el rejuvenecimiento facial

El Botox tiene un efecto antiarrugas a través de su mecanismo de acción sobre la unión neuromuscular que provoca la relajación de los músculos faciales, reduciendo así las arrugas faciales. Pero la terapia de ejercicio facial proporciona una perspectiva diferente al hacer ejercicio, fortalecer, mover o manipular los músculos faciales. Este enfoque es una tendencia porque no es invasivo, barato y los servicios son realizados principalmente por profesiones no médicas. Los efectos de las antiarrugas obtenidos por el método de ejercicio facial siguen siendo un debate, pero se cree que los efectos obtenidos son el resultado del aumento del tono muscular, el aumento del volumen muscular obtenido de los ejercicios faciales tensará la piel, lo que provoca una reducción de arrugas faciales. Además, la piel experimentará los beneficios del ejercicio facial debido a las mejoras en el drenaje de los productos de desecho y la mejora de la regeneración de los tejidos como resultado del flujo sanguíneo mejorado y la circulación linfática facial.

Conclusión

Según esta revisión, se puede concluir que Botox es un buen medicamento seguro para reducir las arrugas faciales. Hay varios problemas con respecto a los efectos secundarios y las complicaciones después de la inyección. Sin embargo, existen varias técnicas para reducir los efectos secundarios y la tasa de complicaciones después de la inyección.

Fuente: ncbi.nlm.nih.gov

,
Entrada anterior
El triángulo de la juventud
Entrada siguiente
Investigadores descubren cómo frenar el cáncer más letal
Menú