Tratamiento innovador contra la hiperhidrosis

Tratamiento innovador contra la hiperhidrosis

Actualidad Médica

La sudoración excesiva o hiperhidrosis en axilas y manos es una patología puede condicionar las relaciones personales y las actividades sociales de las personas que lo padecen, ya que se crea mucho sudor en algunas partes del cuerpo y el paciente no lo puede controlar.

Existen diversos tipos de hiperhidrosis dependiendo la zona en la que se da ese exceso de sudoración. Son dos las que más malestar crea entre las personas, ya que son apreciables a primera vista:

Hiperhidrosis axilar: La sudoración en las axilas es de las más comunes y molestas para las personas que la padecen, no solo por la sudoración excesiva que se puede apreciar a simple vista, manchando los tejidos de la ropa, sino también porque pueden producir efectos secundarios a nivel interno como el agrietamiento de la piel o ampollas.

Hiperhidrosis palmar: Se estima que más del 3% de la población mundial padece la sudoración excesiva en las manos, siendo el tipo de hiperhidrosis más común en la población mundial.
El origen de esta patología tiene un alto porcentaje de predisposición genética y empieza a mostrarse en la infancia, aunque es durante la pubertad cuando se produce un incremento de los síntomas.

Esta patología afecta de igual manera tanto a hombres, como a mujeres. Los nervios, la ansiedad o el estrés pueden agravar considerablemente la hiperhidrosis en las personas que la padecen.

¿Existe una solución para la hiperhidrosis?

El tratamiento para la hiperhidrosis se realiza utilizando la toxina botulínica, pero es una solución que no es definitiva, puede durar entre 12 a 16 meses.

El tratamiento en sí no es doloroso, y los resultados son bastante inmediatos –entre 1 a 3 días-. Los especialistas recomiendan realizarse el tratamiento dos o tres meses antes del verano, ya que aún no hace calor y para los meses de verano la toxina botulínica estará asentada en las zonas que se realicen.

Este tratamiento evita el exceso de sudoración provocada por la patología, así como el sudor relacionado con el exceso de calor.

Fuente: topdoctors.es

Entrada anterior
Carboxiterapia para combatir la celulitis y rejuvenecer la piel
Entrada siguiente
Cómo reconocer trampas en el etiquetado de los alimentos

No hay resultados

Menú