Ocronosis exógena: concepto, histología

Ocronosis exógena: concepto, histología

Actualidad Médica

Derivado del griego ochro (amarillo) y osis (estado), ocronosis es un trastorno que se manifiesta con lesiones hiperpigmentadas, reticuladas y asimétricas, decoloración negruzca, negro-azulada o parda o negruzca de la piel, localizadas casi siempre en las regiones malar, mejillas y cuello. Suelen ser permanentes y pueden desarrollarse con el uso prolongado de fármacos y cosméticos que contengan hidroquinona y compuestos fenólicos.

Descrita inicialmente por Pick, en 1906, los primeros casos se asociaron, sobre todo, con la administración de fenoles hasta que, en 1976, se relacionó con el uso de hidroquinona en poblaciones de origen africano.

Se ha postulado que el trastorno se debe a un defecto en la degradación del ácido homogentísico, y probablemente de fenilalanina y tirosina. Al parecer, existe un mecanismo inhibidor de la enzima ácido homogentísico oxidasa en la piel, el cual produce acumulación y polimerización del ácido homogentísico en la dermis, y de esa manera, modifica la estructura del colágeno mediante alteraciones en las fibras elásticas.

Ocronosis puede ser de origen endógeno –secundario a una alteración de la enzima ácido homogentísico oxidasa (ahgo), variedad que se acompaña de manifestaciones renales y/o del sistema nervioso central– o bien, de origen exógeno (desarrollándose en áreas expuestas a tratamientos tópicos, lo que deriva en la formación del pigmento ocronótico característico).

Dogliotti ha descrito tres estadios de la enfermedad:

I-eritema y pigmentación leve;
II-eritema, pigmentación, milia y atrofia leve; y el
III datos de Estadio II más elementos pápulonodulares eruptivos.

En años recientes, los casos documentados de ocronosis han sido secundarios a hidroquinona, sustancia presente en altas concentraciones en gran número de cremas blanqueadoras y artículos de belleza. Aunque en Estados Unidos y Europa se han realizado esfuerzos para suspender su comercialización y retirarlos del mercado, los productos que contienen hidroquinona no tienen restricciones de venta. La formulación de numerosas cremas blanqueadoras puede incluir algún derivado de la hidroquinona.

La Ocronosis se observa sobre todo en mujeres negras, en la tercera o cuarta década de la vida. En la población latinoamericana, el padecimiento ha sido documentado sobre todo en fenotipos oscuros (III-V), con antecedentes de abuso en la cantidad y/o tiempo de administración de hidroquinona.

Otros fármacos que se han asociado con el desarrollo de ocronosis exógena incluyen: fenol, inyecciones de quinina, resorcinol y uso prolongado de hidroquinona (en concentraciones superiores a 6%), todos los cuales conducen a una alteración de la superficie corporal, particularmente en el sitio de aplicación.

El diagnóstico diferencial de ocronosis exógena abarca un grupo heterogéneo de trastornos que causan máculas faciales hiperpigmentadas, entre ellas: melasma; nevo de Ota bilateral; algunos tipos de hiperpigmentación inducida por fármacos como amiodarona, minociclina o metotrexato; hiperpigmentación post-inflamatoria; y dermatosis papulosa nigra.

Como parte del procedimiento diagnóstico es conveniente recurrir a la dermatoscopia, pues permite diferenciar entre melasma y los estadios II/III de Dogliotti.

Ocronosis

Histología

En la histología con las tinciones de hematoxilina y eosina la forma exógena de ocronosis muestra la presencia de depósitos de color marrón amarillento u ocre lo cual da origen a su nombre, lo más característico es la presencia de este pigmento en el interior de las fibras de colágeno lo cual origina homogeneización y ensanchamiento de las mismas, además se puede presentar el depósito de gránulos libres en la dermis, células endoteliales, glándulas sudoríparas ecrinas y fibras elásticas fagocitados por los macrófagos.

Como parte del tratamiento, es indispensable interrumpir la administración del agente causal. El uso de ácido retinoico, corticosteroides tópicos y protectores solares puede beneficiar a algunos pacientes, aunque su eficacia es variable. Algunos autores sugieren que la dermoabrasión (combinada o no con láser) y el uso de láser CO2 son buenas opciones.

Fuente: dcmq.com.mx

, ,
Entrada anterior
Celulitis: Tipos y tratamientos
Entrada siguiente
Tratamiento para el síndrome de la piel posvacacional
Menú