Tratamientos para el acné según sus estadios

Medicina Estética

El acné es una enfermedad inflamatoria de la piel que afecta por igual a los hombres y a las mujeres, sin embargo por razones hormonales el acné grave concierne sobre todo a los hombres. Esta enfermedad dermatológica tiene su origen en una inflamación de los folículos pilosebáceos, a menudo ligada con la bacteria acnies propiones. El acné afecta al 80-90% de los adolescentes y también a los adultos.

Los síntomas del acné varían en función de la intensidad de las lesiones. El acné puede manifestarse en forma de espinillas y más precisamente en forma de comedones, pápulas, pústulas, nódulos o quistes. acne-sintomas Las zonas del cuerpo más afectadas por el acné son aquellas que tienen más glándulas sebáceas como la cara, el pecho o la espalda.

El acné no presenta complicaciones graves para la salud pero puede resultar temible a nivel psicológico, influenciando negativamente en la autoestima sobre todo durante la adolescencia. En los casos graves, el acné puede dejar cicatrices en la piel. Los tratamientos contra el acné son muchos, y varían según los estadios. Es importante señalar que existen diferentes formas de acné, y solamente un médico especialista puede hacer un diagnóstico exacto y proponer la terapia apropiada. En función del grado de acné (de su intensidad) se puede clasificar el acné en 4 estadios:

– Acné grado I: presencia sobre todo de comedones abiertos y/o cerrados con pocos signos inflamatorios
– Acné grado II: presencia sobre todo de comedones abiertos o cerrados inflamados con pus (acné papulopustular superficial)
– Acné grado III: presencia de comedones abiertos y/o cerrados inflamados con pus y nódulos inflamatorios (acné papulopustular profundo).
– Acné grado IV: presencia de nódulos y quistes (acné quístico)

Tratamientos

Hay que tener muy claro que por todos los tratamientos contra el acné hace falta mucha paciencia ya que los primeros resultados aparecen después de algunas semanas. En los casos de acné superficial (o acné no grave) un tratamiento local vía tópica es suficiente, así como una buena higiene con el fin de limitar las bacterias del acné (enjabonarse bien las zonas donde el acné puede estar presente mañana y noche; utilizar un jabón suave para las personas con piel sensible).

Así pues, se puede afirmar que los cuidados de higiene son muy importantes, sobre todo una limpieza con un jabón suave dos veces al día o productos de peeling de una a dos veces por semana. Los medicamentos a base de peróxido de benzoilo son sin duda los medicamentos más eficaces para tratar el acné vulgar de leve a moderado. Esta molécula tiene efecto antiacneico probado, gracias a una reducción de la formación de comedón y de la producción de sebo. Esta molécula también tiene un efecto antiinflamatorio y evita el crecimiento de las bacterias del acné.Observación: los medicamentos a base de peróxido de benzoilo, contienen, como su nombre indica, un derivado peroxidado que decolora el cabello y sobre todo los tejidos (toallas, ropa,…), así pues hay que tener cuidado con la aplicación del producto. Leer bien el prospecto de este medicamento y pedir consejo al especialista.

El ácido salicílico se utiliza a veces en uso externo contra el acné. Otra molécula que puede ser utilizada para tratar el acné es la motretinida en crema (esperar al menos de 6 a 8 semanas de tratamiento para comprobar su eficacia), especialmente eficaz contra los comedones. En un caso de acné más pronunciado y cuando el médico lo crea necesario, se podrían prescribir antibióticos locales en forma de solución a base de clindamicina por ejemplo: solamente el médico puede prescribir un remedio apropiado. Parece ser que la clindamicina es una de las moléculas más eficaces contra el acné. La combinación de la clindamicina y del peróxido de benzoilo tiene un eficacia superior si las dos moléculas se utilizan juntas.

En caso de acné grave (caracterizado por fiebre, dolor, dolor en las articulaciones, lesiones cutáneas localizadas) se aconseja una consulta médica: el dermatólogo puede prescribir antibióticos vía oral (no tópica) de la familia de las tetraciclinas (doxiciclina, minociclina…) o antibióticos tópicos, derivados de la vitamina A en pomada (o vía oral como laisotretinoína o el adapaleno).

La isotretinoína solo se puede utilizar en caso de acné grave o de resistencia a otros tratamientos. Existen otros tratamientos que los fármacos para tratar el acné: se puede recurrir al láser o a la fototerapia. Este tipo de tratamiento permite reducir la producción de sebo y también actúa sobre las bacterias responsables del acné. Es posible de reducir las cicatrices provocadas por el acné con este tipo de tratamiento.

Tratamiento de las cicatrices

Las cicatrices hundidas o de acné son cicatrices atróficas existe un hundimiento debido al déficit de síntesis de colágeno. Su localización puede ser en cualquier parte del cuerpo pero más frecuente es en la cara.

Las técnicas utilizadas tienen en común que producen una destrucción de la epidermis y una zona de las capas superficiales de la dermis. Después se induce una reepitelización y remodelación de colágeno, es decir, se desencadena un proceso de curación del daño creado, que conlleva una mejoría en el aspecto de la piel. La formación de nuevo colágeno y la reparación de la epidermis llevan a la mejoría de las cicatrices.

Los tratamientos que se utilizan en MedStetic Panamá  para mejorar las cicatrices atróficas del acné o mejorar su aspecto son los siguientes:

– Microdermoabrasión.
– Peelings químicos.
– Resurfacing con láser.
– Técnica semi-ablativa con láser
– Técnicas quirúrgicas.
– Rellenos.
– Plasma Rico en plaquetas.

La evaluación médica determinara cual es el tratamiento más adecuado para cada paciente.

Entrada anterior
La Celulitis: Clasificación. Tratamientos
Entrada siguiente
Síndrome de Ovario Poliquístico
Menú